Martes, 18 de Diciembre de 2018
108100

09.02 | Federal Copa Argentina

"A nuestros rivales se les complica con el sintético"

Julio Ibáñez es el jugador símbolo de Rincón de los Sauces, próximo rival de Ferro. El "Guante" recordó su pasó por Racing, analizó a su equipo y describió las particularidades de un pueblo y una cancha muy especial.

Daniel Lovano / elpopular.com.ar

Si no hubo mejor pierna derecha en Racing que la de Miguel González, entre las piernas izquierda que han llegado en los últimos años la de Julio Ibáñez le pelea el primer lugar en el podio a Alejandro Sepúlveda o el "Gordo" Rodas.

Como los otros dos, hizo su aporte clave para lograr el ascenso. El "Guante" llegó con Duilio Botella en el invierno de 2010 y dio la vuelta olímpica después de aquellas finales con el Deportivo Roca con Gustavo Noto en el banco.

Será uno de los once de Rincón de los Sauces que se pondrá frente a Ferro por un lugar en la ronda final de la Copa Argentina 2018. "Siempre es un placer tener de nuevo una conexión con Olavarría, porque los recuerdos son muy lindos. Espero poder estar en la revancha y saludar a muchos amigos y compañeros que hace tiempo tengo ganas de ver. Será un reencuentro esperado" confesó el rionegrino desde el norte de la provincia de Neuquén.

Julio ya había logrado un ascenso en su carrera, en 2007, precisamente luego de aquellas finales con el Racing de Quintela, pero con el chaira de Noto sintió un protagonismo mayor. "En mi carrera fue uno de los momentos más hermosos. Me sentí parte importante, porque tuve más continuidad que en Cipolletti, lo tomé de otra manera, lo viví de otra manera y lo disfruté de otra manera. El cariño que me dieron ahí no se puede comparar con nada y el recuerdo es imborrable" dijo.

Aquel año llegó Noto, le cambió la posición y cambió también el destino de un equipo que andaba a la deriva en marzo y terminó celebrando el ascenso en junio. "Gustavo tiene una habilidad muy grande para llegarle al jugador y para sacarle lo mejor. Supo aprovechar las cualidades de Baroni para llegar al área y después nos sumábamos varios más" recordó.

Después de su segundo ciclo en Racing anduvo en Cutral Có y de allí se mudó al énclave petrolero. "Gracias a Dios hace tres años que estoy en Rincón. Yo jugaba el Federal 'A' en Alianza de Cutral Có y estaba con ganas de dejar. Me fue a ver un amigo, me propuso venir acá, me habló de un proyecto importante para ganar la Liga y jugar el Federal C. Fue algo nuevo y lo hicimos bastante bien: perdimos la final de C con Sansinena y a fines de 2017 nos quedamos con las ganas en las semifinales del B con Sol de Mayo, pero eso quiere decir que vamos por el buen camino" recalcó.

El "Guante" encontró en Rincón de los Sauces su lugar en el mundo. "Son 200 y pico de kilómetros de Neuquén. Es un pueblo que está creciendo mucho, muy nuevo. El Intendente está haciendo algo hermoso por la gente, y está a la vista, pavimentando calles, dándole servicios a la gente. Ahora falta nuestro aporte para que en el fútbol la gente de Rincón pueda ser más feliz con este equipo. Hay buenos jugadores, pero como estamos acá no es muy visible que digamos" comentó.

La ciudad, demandante de mano de obra hace unos pocos años, ahora sufre una crisis de ocupación como en otros puntos del país. "En un tiempo sí, acá había mucho trabajo, llegaba mucha gente de otros puntos del país, pero hoy no tanto. Por ahí no se nota como en otros lugares, pero en estos momentos está complicado. No sé que habrá pasado, pero hay muchos despidos y esas cosas, aunque no tan mal como en otros lugares" describió.

Aunque en menor medida, como Ferro Rincón vio partir a varios jugadores que participaron en el último Federal. "No es el mismo equipo que jugó las semifinales con Sol de Mayo, pero mantuvimos la base, que es importante. El mediocampo es el mismo, y llegó Diego Canales; la defensa también se mantuvo y adelante se fueron cambiando los delanteros, pero todos le dieron sus cosas al equipo" contó el "Guante".

"Tenemos jugadores de muy buen pie, nos gusta jugar, conocemos muy bien nuestra cancha. A los equipos que vienen acá por ahí se les complica con el sintético y nosotros estamos muy acostumbrados. Se juega a otra velocidad, hay que resolver más rápido, y hacen diez grados más de temperatura de los que se sienten afuera" advirtió.

Y de Ferro tiene datos, aunque no muchos: "Sabemos que es un equipo joven, que mete, que juega, que son verticales. Esperamos que se dé un lindo partido".