Martes, 18 de Diciembre de 2018
109749

11.03 | Federal Reestructuración

Más que 22 locos detrás de una pelota

Pablo Alvarez, jefe de deportes de La Nueva, publicó este domingo un revelador trabajo acerca del enorme perjuicio económicos que significará la derogación del Federal B en Bahía Blanca. Una realidad que bien puede espejarse en Olavarrría.

Los reduccionistas verán sólo que en cada ciudad se perderá una competencia que nació como un salto de calidad entre los torneos locales y el Federal "A"; los apologetas de los ajustes que "los clubes dejarán de perder grandes cantidades de dinero"; los defensores de una realidad que ya existe lo verán como la chance de recuperar el protagonismo de los campeonatos de Liga; y para quienes están lejos del fútbol regional simplemente una noticia de la que jamás tomarán nota.

La eliminación del Torneo Federal "B" es mucho más que una decisión futbolística; va más allá de una realidad que no verán por lo menos un semestre al año a los equipos olavarrienses medirse con los mejores de Bahía Blanca, Santa Rosa, Mar del Plata y los que rayen.

Detrás de una decisión de política deportiva aparece un enorme perjuicio que afecta directamente los ingresos de futbolistas, entrenadores, preparadores físicos, cuerpos médicos, árbitros, policías, hotelería, gastronomía, transporte. Todo multiplicado por 140.

En tal sentido, este domingo apareció en el diario "La Nueva" un excelente trabajo firmado por Pablo Alvarez, jefe de deportes del tradicional periódico de la ciudad de Bahía Blanca.

Cuatro equipos de Bahía Blanca resignarán su espacio en el certamen que nació en la primavera de 2004 para amortiguar el salto al vacío que significaba pasar de los torneos de Liga al Argentino A. Esa realidad en un 75% podría espejarse en lo que significará la perdida de tres plazas para el fútbol de Olavarría.

"No maten al fútbol del interior", fue la bandera que mostraron varios elencos del profesionalismo días atrás y la que abrió el debate sobre los perjuicios deportivos y económicos que se generarán con la determinación de AFA de terminar con los Federales B y C en este 2018 y crear, a partir de 2019, el Torneo Regional Federal Amateur.

ARBITROS

El informe de La Nueva dice que se trata, quizás, del ámbito más perjudicado por esta medida. Agrupados en la Asociación Bahiense de Arbitros (ABA) y, en menor medida, en la Cooperativa Independiente de Arbitros de Fútbol (CIAF), alrededor de 15 jueces de Bahía Blanca se quedarán sin posibilidades de reinserción inmediata.

A algunos pocos les quedará la opción de dirigir Federal A (deben tener contrato con AFA para poder hacerlo), pero la gran mayoría eran designados (de acuerdo a un listado de méritos que elevaba la Liga del Sur a comienzos de cada año) por el Consejo para impartir justicia en los Federales B y C, donde cobraban honorarios y viáticos únicamente por partidos controlados.

Para dirigir el Federal B pasado, el árbitro principal percibió 4.598 pesos por partido, mientras que cada juez de línea embolsó 3.010, aunque ese arancel subió un 20 por ciento en cotejos por playoffs.

A los 9.148 pesos de la terna había que sumarle viáticos (890 pesos por día como mínimo para cada uno de ellos) y los pasajes vía terrestre. Para el C, el principal se llevaba 2.124 pesos y cada asistente, 1.061.

Los viáticos variaban según la distancia de la sede del partido designado. De 121 a 300 kilómetros, 890 pesos por día; de 301 a 500, 1.328; de 501 a 1000, 1.767 y de 1000 kilómetros en adelante, 2.657.

"Los árbitros de Bahía Blanca iban rotando y tenían, como promedio, dos salidas mensuales cada uno, por lo que resignarán un poco más de 6 mil pesos por mes. Pero lo más preocupante es que se cierra una puerta muy importante en lo deportivo", señalaron desde la ABA.

POLICIAS

En 2017 cobraron 88 pesos la hora, con operativos por 4 horas (352 pesos por policía), a un promedio de 20 efectivos por juego (16 era el mínimo y la cifra prácticamente se duplicaba cuando se medían equipos bahienses entre sí y cuadruplicaba en cada Ferro - Racing), sin importar que todo el certamen se jugó sin público visitante por decisión de Aprevide.

Teniendo en cuenta que los representantes bahienses jugaron 36 partidos como local (27 los olavarrienses) en la temporada, se deduce que destinaron a este sector más de 250 mil pesos en la temporada.

"La realidad es que no nos llenábamos de plata por este trabajo, pero era un ingreso extra que sumaba en un sueldo flaco", explicó un asiduo concurrente a los estadios para brindar seguridad.

HOTELEROS

A Bahía Blanca dejarán de llegar ternas arbitrales y planteles (con alrededor de 25 integrantes por delegación), que se hospedaban a un promedio de una noche, en la mayoría de los casos con almuerzos y cenas en distintos lugares de nuestra ciudad.

Durante 2017, un equipo de Villalonga, tres de Olavarría y dos de La Pampa visitaron 4 veces cada uno nuestra ciudad entre el 8 de julio y el 19 de noviembre. A Olavarría llegaban cuatro equipos de Bahía Blanca, dos de La Pampa y uno de Villalonga.

El costo se establecía de acuerdo a la calidad del establecimiento y el servicio requerido, aunque oscilaba entre los 400 y los 800 pesos por persona.

"Al precio acordado se le sumaba aparte el desayuno, el almuerzo o la cena. Si el partido era de noche, generalmente se establecía una tarifa por medio día más. A groso modo, el ingreso superaba los 10.000 pesos por delegación", explicaron desde el Apart Hotel Patagonia Sur, uno de los elegidos por los elencos visitantes.

"Los valores son muy relativos, porque se les hacía una tarifa diferencial de acuerdo a la cantidad de días, el fin de semana que precisaban, el número de personas y si desayunaban o almorzaban aquí. Pero sin dudas que era un ingreso importante para este establecimiento", explicaron desde el Gran Hotel Punta Alta, otro sitio asiduamente utilizado por los conjuntos ajenos al medio.

JUGADORES y DT

La decisión del Consejo Federal también afectará notoriamente el bolsillo de los futbolistas y entrenadores, en una situación que se agravará a partir de 2020.

El año pasado, los sueldos variaban desde los 4 mil pesos (para los juveniles que hacen sus primeras experiencias en regionales) hasta los 30 mil y, al ser una divisional semi profesional, varios tenían contratos firmados, que les permitía acceder a una obra social. Ahora pasarán a una categoría totalmente amateur.

Tres casos dieron un testimonio de la situación en Bahía Blanca. No muy diferente en Olavarría. "Nosotros hicimos un arreglo anual, que incluyó la disputa del torneo de la Liga del Sur y del Federal B. Con los jugadores que ya acordamos, les mantendremos lo pactado. Los que aún no arreglaron, seguramente tendrán una merma significativa. También es verdad que estábamos en negociaciones con un par de posibles refuerzos y desistimos de contratarlos cuando nos notificaron la decisión del Consejo", confirmó un directivo bahiense.

"Nosotros acordamos un dinero para jugar el torneo local y en junio nos íbamos a juntar para arreglar un aumento por el Federal. Con esta decisión, en el club ya nos avisaron que no habrá retoques de aquí a fin de año", comentó un jugador de Tiro Federal.

"Yo fui uno de los perjudicados por esta decisión del Consejo Federal. Al no tener esta competencia regional, el club donde estaba decidió no renovarme y me tuve que ir a otro de la Liga, obviamente resignando dinero", manifestó otro futbolista.

Según pudo establecer "La Nueva"., la mayoría de los clubes tienen previsto para 2019 acordar un sueldo por la duración del nuevo regional (dos meses de competencia como mínimo) y otro, significativamente inferior, por la Liga.

"En el cálculo anual, la merma en el ingreso del jugador será de alrededor del 30 por ciento. Y obviamente que la situación se agravará en 2020, cuando un solo equipo de la Liga dispute el nuevo regional. Ese año, los acuerdos serán únicamente por certamen local y todos sabemos que en la Liga se paga poco", estimó un dirigente.

El caso de los entrenadores va de la mano, según señaló Hugo Catani, secretario general de la Asociación de Técnicos del Fútbol Argentino, seccional Bahía Blanca. "Creemos que esta medida del Consejo tendrá un efecto negativo en los directores técnicos, quienes verán reducidas drásticamente las fuentes laborales. En el caso de los equipos bahienses que jugaban Federal B no llegaban a conformar dos cuerpos técnicos, pero la mayoría sumaba algún entrenador alterno para dirigir el torneo local cuando los certámenes eran simultáneos".

OTROS AFECTADOS

--La Liga del Sur, que contó con cuatro representantes durante 2017, cobró un monto fijo (1.500 pesos o el 10 por ciento de la recaudación si lo embolsado superaba el piso mencionado) por cada partido que se jugó de local. Por ese ítem, le ingresaron más 54 mil pesos que no percibirá este año (tres cuartos para la Liga de Fútbol de Olavarría).

--El Consejo Federal exigía en todos los partidos de Federal B la presencia de un médico, cuyo honorario iba de los 1.000 a los 1.500 pesos por juego.

--El masajista de cada equipo (los cuatro tuvieron durante 2017) percibía entre 500 y 600 pesos por cotejo.

--Para trasladarse a Olavarría (tres veces cada equipo; total de 12 viajes), Santa Rosa (dos cada elenco; 8 traslados) y Villalonga (en una ocasión cada uno; 4 recorridos), los representantes bahienses necesitaron cerca de 1.130 litros de gasoil, por lo que desembolsaron alrededor de 29 mil pesos durante la temporada 2017 que quedaron, en su gran mayoría, en estaciones de servicios de nuestra ciudad.

140

En lo deportivo. Con estos cambios confirmados, los 140 equipos que conservaron su plaza en el último Federal B no jugarán ningún torneo de Ascenso en lo que resta de 2018. Varios ya habían contratado refuerzos para disputarlos.