Martes, 18 de Diciembre de 2018
109801

11.03 | Federal Federal "C"

El dolor de cabeza pudo ser más grande

Aunque se puso en ventaja, el Fortín nunca se sintió cómodo. Jorge Newbery manejó el partido por muchos momentos y en el final desperdició dos mano a mano increíbles. Fue 1 a 1, y se define en Laprida. Expulsaron a Ferrara

Daniel Lovano / elpopular.com.ar

Fotos: Carlos Ramírez

El Fortín ganó un punto en su estadio, y hasta en una de esas lo termine valorando dentro de una semana, más o menos a la misma hora que empezó a jugarse este partido de ida en el "Ricardo Sánchez". Suena extraño, porque arrancó un playoffs de local, fue empate y tendrá que buscar la clasificación en Laprida.

La valoración pasa por lo futbolístico. 

No estuvo casi nunca cómodo en el partido, le manejaron la pelota, le generaron situaciones once contra; mostró lo mejor en el cuarto de hora que siguió a la inferioridad numérica y en el final Jorge Newbery pudo celebrar algo mucho más fuerte que este empate que se lleva a Laprida, si Regalado o Facundo Maitini hubiesen afinado un poco más su puntería en los mano a mano que dispusieron frente a Ramírez.

Newbery sorprendió, o no tanto. Salió a jugar sin complejos, metió mucha presión en la mitad de la cancha, cuando tuvo la pelota fue simple y eficaz con la inteligencia de Bertelly y la jerarquía de Elizondo. Pero este juego es muy raro.

Newbery manejó la primera media hora casi a voluntad, descubrió que si a un par de cortas le seguía un pelotazo largo a espaldas de Lareu podía complicar mucho a El Fortín y así estuvo varías veces merodeando el arco de Ramírez.

En la primera Barrientos cerró con lo justo una entrada de Facundo Maitini por el medio; Nicolás Maitini definió alto un desprendimiento a espaldas de Lareu; ni Elizondo, ni Terraza pudieron empujar un córner lanzado desde la izquierda; Barrientos volvió a cerrar frente a Elizondo, y tanta búsqueda pudo encontrar recompensa con jugadón.

Hubiese sido, tal vez el gol del campeonato: Bertellys la manejó por el eje de la cancha, buscó a Gianfranco Justo en la derecha; revirtió para Elizondo, el ex Racing giró, cambió la orientación de la jugada y buscó a Bertellys en la izquierda, y su media tijera se fue por arriba.

Pero es raro este juego. En el mejor momento de Newbery Ferrara fue imprudente; se tiró con los pies para adelante en una pelota larga, el arquerito Molina hizo una interpretación digna para un Oscar de la Academia, y Amiconi le mostró la roja al de Olavarría.

En ese cuarto de hora El Fortín fue parecido al que quería ser. Subió los centrales a la mitad de la cancha, abrió las alas con Barrientos y Lareu, se acordó de presionar y en una ráfaga se pudo poner dos o tres goles arriba. 

A la apertura llegó gracias a un pecado de juventud de Molina, que tuvo una noche espectacular, pero en el gol de El Fortín se equivocó feo.

El Fortín salió largo desde el fondo, el pibito se apuró, fue lejos, Juan Alvarez llegó primero con la punta del botín y, desde la izquierda, y desde lejos, la clavó. Enseguida Bonavetti armó un slalom sobre la línea y le reventó el pecho al arquero, y no muchos minutos después Longhini apareció abajo del arco para resolver un pelotazo desde la izquierda y -abajo del travesaño- la manó a la pileta.

Pero es raro este juego (la reiteración es intencional). En el peor momento de la noche para Newbery, El Fortín le dio tiempo y espacio a Elizondo en la izquierda, el ex Racing se la puso como con la mano a Facundo Maitini en el pecho y -muy descuidado- no perdonó en el punto desde el punto dpenal.

Del dos y hasta tres a cero a un empate que no se veía a esa altura, pero que tenía mucho más que ver con el juego y con la justicia.

Alvarez exigió otra atajada fenomenal de Molina en el arranque del segundo tiempo, cuando lo fusiló desde la medialuna. Después el partido ingresó en un largo letargo.

El ingreso de Frías le dio un poco más de presencia a El Fortín en el medio, la aparición de Bianciotto más picante por afuera, pero nada más que intenciones. Concreciones muy pocas, sin resultados en lo cambios de posición para Alvarez, en el adelantamiento de Barrientos con el ingreso de Echarri.

De pronto, en el final, se despertaron y Newbery volvió a mostrar una mejor cara que El Fortín: primero Regalado se fue solo desde la mitad de la cancha, no pudo con el achique de Ramírez, le quedó el rebote y la mandó al lado del palo izquierdo.

Después Facundo Maitini (un delantero muy interesante), hizo pasar de largo a los centrales con un enganche, quedó frente a Ramírez y su derechazo cruzado se perdió al lado del palo derecho. En el medio Bianciotto reclamó otra muy buena respuesta de pibito Molina.

Es verdad que no ganó El Fortín, pero no hubo caras largas. A esto aún le quedan 90m en Laprida, y podría haber viajado con muchas más urgencias aún de las que suponen este 1-1 en casa en el partido de ida.

Esta es la síntesis:

El Fortín: Néstor Ramírez; Nicolás Lareu, Hugo Larregina, Sergio Cancina, Enzo Barrientos; Enzo Bonavetti (ST, inicio Diego Frías), Daniel Sánchez (ST 35m Cristian Echarri), Juan Manuel Alvarez; Juan Longhini (ST 15m Alejandro Bianciotto); Lorenzo Ferrara y Emiliano Piecenti. DT: Maximiliano Mayoz

Jorge Newbery de Laprida: Agustín Molina; Enzo Laffite, Braian Ortiz, Tobías Terraza, Heraldo Rebolo; Giancarlo Justo, Agustín Hattrick (ST 20m Ramiro Erbiti), Nicolás Maitini (ST 36m Ricardo Regalado); Sergio Bertellys; Nicolás Maitini (ST 45m Joaquín Terraza) y JAVIER ELIZONDO. DT: Mariano Sáenz Valiente

Goles en el primer tiempo: 40m Juan Manuel Alvarez (EF); 44m Facundo Maitini (JNL)

Amonestados: Barrientos, Frías, Longhini (EF); Elizondo (JNL)

Incidencias: PT 32m expulsado Lorenzo Ferrara (EF)

Arbitro: Bruno Amiconi (bien), de la Liga de 25 de Mayo

Estadio: "Ricardo Sánchez"