Lunes, 17 de Diciembre de 2018
120954

20.09 Un olavarriense en Estados Unidos

"La vida acá es totalmente distinta"

El nadador olavarriense Mariano Sosa estudia en Estados Unidos, pero también se entrena con distintos objetivos deportivos.

Mariano Sosa transita una etapa importante de su vida, pero lo hace lejos del país. El deportista local, que se desempeña en natación, vive en Estados Unidos y desde el norte del continente relata que esta experiencia se trata de una historia "única".

¿Cómo es? Tiempo atrás concurrió a una charla, como la que se llevó a cabo el último viernes en Estudiantes, y desde allí tomó la decisión de continuar estudiando y entrenando, pero entonces sabía que lo debía hacer en otro ámbito como lo describió en su charla con EL POPULAR.

La empresa International Sport Masters Consultants (ISMC), que trabaja en becas deportivas, académicas y artísticas en Estados Unidos y Canadá, a través del trabajo de Germán Michaylyszyn impulsó a Mariano Sosa a esta "aventura".

De esta forma, el nadador de Ferro Carril Sud ya se instaló en Estados Unidos y tiene por delante distintos objetivos: por el momento está estudiando educación física en IOWA Central Community College, ubicado en la ciudad de Fort Dodge.

En primera instancia, Sosa explicó cómo le llegó esta oportunidad de estudiar y entrenar, pero en Estados Unidos: "El año pasado estábamos mirando noticias con mi papá, y leímos que Germán (Michaylyszyn) iba a dar una charla en el salón de Pueblo Nuevo. Fuimos, nos interesó el tema y lo debatimos un poco... ahí fue cuando decidimos comunicarnos con Germán para empezar con todo esto", recordó.

Entonces, fue el turno de arrancar otra etapa. "Me decidí porque yo quería seguir entrenando, pero a su vez comenzar a estudiar algo para no perder tiempo. Sé que aún tengo mucho para mejorar dentro del deporte, pero en la Argentina la situación está complicada para hacer las dos cosas en paralelo. Por eso, con mi familia, decidimos venir para acá y estoy súper bien", dejó en claro el joven olavarriense en un alto de sus actividades.

Su cambio es importante, pero destacó que "me encontré con gente distinta, respetuosa. Yo vivo en un departamento dentro de la facultad, en el cual estoy muy bien, súper cómodo. Ya tenía todo lo necesario y lo único que me tuve que comprar fueron sábanas y toallas. Después no tengo que preocuparme por otros gastos, ya que la comida la tengo siempre".

"De lunes a viernes cuento con tres comidas por día: desayuno, almuerzo y cena, que acá arranca a las 17 y termina a las 19. Es diferente a la Argentina, pero de a poco me estoy acostumbrando", relató en cuanto a uno de los cambios que atraviesa.

Pero nuevamente valoró su buena estadía, y por eso todo se hace más fácil. "La gente tiene muy buena onda, todos son muy buenas personas, y por todo esto estoy súper contento. El mayor conflicto es el idioma, aunque en poco tiempo ya me estoy acostumbrando. No puedo decir que hablo un perfecto inglés, pero no tengo problemas para comunicarme con nadie... cualquier cosa la puedo decir; son más los nervios que tenés antes de venir porque cuando llegás, sin querer, aprendés algo más", explicó Mariano Sosa.

Vida y deporte

Sin dudarlo, Mariano Sosa sabe qué quiere dentro del deporte. Y, entonces, queda claro porqué eligió irse a Estados Unidos: "Mi meta final es, en algún momento, llegar a los Juegos Olímpicos. Pero el primero, por ahora, es bajar los tiempos. De acá a diciembre me gustaría bajar dos segundos en los 100 metros y bajar dos o tres segundos en los 200 metros espalda; quiero mejorar lo más que pueda en cada uno de los estilos", remarcó.

Además, señaló que "me gustaría el año que viene volver a los podios nacionales; en este momento estoy cuarto. Por eso quiero pasar a ser tercero o segundo... esas son mis metas", comentó Sosa en cuanto a su trabajo deportivo en Estados Unidos.

Pero, su vida, es mucho más que un deporte. "Yo por la mañana tengo clases. Por lo general arranco a las 8 con la primera, hasta las 9.30; de 9.40 a 10.40 voy a la otra y ahí llega un corte de 50 minutos aproximadamente donde me voy a comer ya que a las 11.30 ingreso nuevamente, hasta 12.30".

Su día no tiene cortes, ya que el nadador explicó que "a las 13 nuestro entrenador nos pasa a buscar, por un punto que ponemos en común, y nos vamos en colectivo hasta la pileta para tener el turno de entrenamiento. Es de 13.30, hasta 15.30, y desde allí nos vamos al gimnasio: de 16 a 17 o de 17 a 18".

Y, desde allí, es el turno de regresar: "Me vuelvo al departamento al bañarme y estirar, luego a comer, y desde las 19 me dedico a estudiar, lo que también hago en algunos casos donde tengo más libre a la mañana", relató y además agregó que "siempre la idea es organizarme para adelantar tarea, pero no me está costando ya que vengo bien".

Y, su rendimiento así lo demuestra porque "en este trimestre tengo cinco materias; en tres tengo A y en las otras dos tengo B. Eso está re bien, por lo que espero seguir así", y entonces eso lo ayuda a Mariano Sosa a ir por más luego de sus primeras notas.

Y, más de una vez, explicó que "la vida acá es totalmente distinta, los tiempos me los puedo organizar de la mejor forma y los horarios de entrenamiento son muy cómodos". El día es largo, con muchas actividades, pero Mariano Sosa lo disfruta y lo aprovecha al máximo para cumplir sus metas.

"Estamos lejos"

"Quien tenga la oportunidad económica de hacerlo que venga porque no se va a arrepentir. Este es otro nivel, ya que en nuestro país estamos muy lejos de esto... acá son muy profesionales con todo. A mí me dieron una mochila, una bolsa de red donde tengo distintos elementos para entrenar, un gorro y también voy a contar con una zunga para entrenar y una malla para competir", destacó el deportista.

Además, agregó que "también un cupping, que sirve para relajar los músculos. En la Argentina es caro, pero acá es gratis para que es deportista esté bien". Y, en otro sentido, destacó que "además, los profesores te tienen consideración si sos deportista" por lo que esta experiencia para el olavarriense "no tienen nada en contra, y aprendés un montón de cosas más allá del idioma".

Mariano Sosa, en su relato, valoró que está rodeado de chicos de distintos lugares: "No sólo de Estados Unidos, ya que tengo amigos de Francia, España, Brasil, Venezuela, Sudáfrica... conocés la cultura de muchos países" y por eso dejó en claro que es "una experiencia única, y entonces el que tiene la oportunidad es una de las mejores cosas que puede hacer", destacó el nadador.