Miércoles, 14 de Noviembre de 2018
122851

28.10 | Federal Azul

Locura en el fútbol menor

Graves incidentes una vez que terminó el partido de Novena División entre SArmiento y Boca en Tapalqué

Fuente: diario El TIempo

El fútbol de Azul vivió ayer una de sus tardes más negra en cuanto a la violencia. A la finalización de un partido de Novena División, entre Sarmiento y Boca, los planteles comenzaron agredirse y terminó con el entrenador, Juan Patera, y un jugador xeneize, Joaquín Vicente,  internados, lo que obligó a que la terna arbitral decidiera suspender los partidos de Octava y Séptima.

EL TIEMPO se comunicó con el técnico de esa divisional para conocer lo que había ocurrido en el estadio Andrés P. Hargain, donde él, su hijo y Vicente fueron los más agredidos en este lamentable suceso.

El profesor comenzó diciendo que "fuimos el martes a la Liga para mostrarle las amenazas que estaban recibiendo los chicos de Boca por Facebook, fue algo que pasó a mayores porque un nene de Sarmiento le mando la foto de un cuchillo a uno de Boca diciéndole que lo esperaban así".

El entrenador sobre esos hechos en las redes sociales agregó que "después se armó un grupo como que si fueran todos amigos. Yo les dije que tengan cuidado porque se estaban haciendo los amigos y que podía pasar algo, yo fui con el presentimiento de que podía pasar algo".

Juan Patera prosiguió remarcando que "a Tiziano Patera, mi hijo, fue al que le mandaron esa foto del cuchillo, llame al ex presidente Pablo Gallo para contarle lo que había pasado y me dijo que iba a tomar cartas en el asunto, porque esto pasó a mayores, una cosa es que por WhatsApp te diga que te voy a ganar, pero otra cosa es mandar un cuchillo".

En cuanto al desarrollo del encuentro comentó que "el partido dentro de todo fue limpio. Lo empezó ganando Boca, ellos lo dieron vuelta y luego lo empatamos para terminar igualado en dos tantos".

"Cuando pita el arbitro (Fabián Carmona) miro a Tiziano y todo el equipo contrario lo saca corriendo, ahí salgo corriendo, -me parecía que no llegaba nunca- y cuando estoy al lado lo tenían entre varios chicos, ahí sacó uno de encima porque si no llegaba a separarlo a Tiziano me lo matan", señaló el técnico.

Juan Patera añadió que "si no llegó a donde tenían a mi hijo me lo matan. Lo agarro a Tiziano y me lo llevo abrazado hasta la mitad de la cancha, mientras íbamos caminando le tiraban piñas y patadas".

En cuanto a como sucedieron los hechos, el técnico agregó que "en ese trayecto abrieron el portón y comenzó a entrar gente a la cancha. Un hombre comenzó a insultarme y diciéndome 'vos no le podes pegar a los nenes' y yo lo único que quería era sacar a Tiziano. Cuando una madre de ellos lo agarra, el hombre se suelta y me pega una trompada en el pómulo y caí desmayado".

"La verdad yo no pensé que iba a pasar esto. Que le abran la puerta para que entre la gente eso no puede ser, porque esta persona que me pegó a mí, también le pegó a un nene, la verdad fue cualquier cosa", dijo el técnico.

A como se puede prevenir cosas así para que no sucedan más, el entrenador añadió que"nosotros el martes tuvimos una reunión con una asistente social para trabajar sobre los valores. Nosotros estamos trabajando un montón con los nenes de Boca, antes era una cosa y ahora son otra cosa, no tienen maldad y se demuestra que cuando se arma el problema ellos no reaccionan, pero a nosotros nos quedó el prólogo del Boca de antes y enseguida dijeron las madres de Sarmiento a decir que los nenes de Boca tiraron hondazos"

Prosiguió diciendo que "me parece los que tienen que mejorar son los padres de afuera. Porque durante todo el partido a mi arquero, que es un chico más bueno que el pan, lo insultaron y el nene se acercó al árbitro a decirle y este no hizo nada, cuando tendría que haber parado el partido y sacar a esas personas de la cancha, porque insultan a nenes de 12 años".

En lo que se refiere al estado de Joaquín Vicente el otro nene que necesitó ser hospitalizado, Juan Patera comentó que "está bien, le hicieron placas y que por suerte salieron bien, el un golpe muy fuerte en la cabeza y se desvaneció"

"Cuando íbamos en la ambulancia conmigo, Joaquín me dice 'Juan vine a divertirme y a jugar al fútbol con amigos y termino en una ambulancia', esas son las cosas que te quedan grabadas en la mente y decís estamos todos locos", señaló, con un dejo de amargura, el técnico.

Para finalizar Juan Patera expresó que "nosotros ya íbamos con el antecendente de que el sábado pasado la gente de Sarmiento le cascoteó el colercivo a la Sexta de Piazza. No es fácil ir a jugar ahí y vas con miedo de que te pase algo. Deci que no pasó a mayores porque lo que pasó daba para cualquier cosa, porque si Tiziano se tropieza o lo tiran al piso me lo matan a palo, entre todos lo matan".