Domingo, 16 de Diciembre de 2018
124421

03.12 | Nac. e Int. Messi 5º

Modric, Balón de Oro

Se impuso a Cristiano y Griezmann en la votación y cerró un 2018 mágico. Es el primer croata en conquistarlo

Fuente: diario Marca

Luka Modric es el nuevo Balón de Oro, un galardón que añadido al The Best y al premio a mejor jugador del Mundial completa una trilogía que le sitúa ya en los puestos más nobles de la historia del fútbol.

Para siempre quedará que fue un veterano croata de 33 años, niño de la guerra de los Balcanes, quien acabó con el duopolio Cristiano-Messi.Modric, visiblemente emocionado, señaló nada más recoger el trofeo: "Es un sentimiento único y un honor. Tengo muchísimas emociones difícil de expresar. Déjame dar las gracias a los que me han ayudado, a los compañeros de equipo y entrenadores del Real Madrid, y a todos los que trabajan en el club.

También a entrenadores y compañeros de la selección de Croacia, a mi familia, mujer e hijos, que me llenan como persona y me ayudan en todos los aspectos. De niños todos tenemos sueños, mi sueño era jugar en un gran equipo y ganar trofeos. El balón de oro es más que un sueño. Así que es un honor y un privilegio recibir este trofeo hoy. Si he ganado es porque he hecho algo especial este año".

En París, la ciudad donde precisamente el PSG ha reunido a dos candidatos a ese Balón de Oro, Modric recogió ese trofeo, seguramente uno de los más bonitos de los que se entregan en el planeta fútbol. Ganó en la casa de la campeona del mundo, por delante de su ex compañero Cristiano Ronaldo y de su rival rojiblanco Antoine Griezmann, que ya al llegar a la alfombra roja dejó un recado. "A lo mejor es que la Copa de Europa es más importante que el Mundial".

Junto con su mujer y sus tres hijos, sus padres, visiblemente emocionados, arropado también por el club, con Florentino Pérez en primera fila, Modric mostró esa sonrisa de buen tipo que le caracteriza en el exuberante Grand Palais. Es difícil, por no decir imposible, encontrar a algún miembro de la industria futbolística que hable mal de Lukita, como se le conoce en el vestuario del Madrid.

Ganador de los tres grandes premios individuales de 2018, su triunfo no puede ser más unánime. Para el jurado FIFA del Mundial, para capitanes, entrenadores, periodistas y aficionados de todo el planeta que dieron el The Best y, finalmente, para los periodistas elegidos por France Football. 

Históricamente se ha apuntado que el Mundial era preponderante para votar, lo que sumado a que Francia, el país originario de la revista, fue campeona del mundo, invitaba a pensar en que el Balón se quedaría en casa. Nada más lejos, Modric ganó sin problemas las votaciones, en el escenario más exigente. Siendo además un constructor del juego, no un goleador, un jugador de equipo, no un solista, un tío normal, lejos de tatuajes, bailes, decisiones públicas y demás extravagancias.

Una metáfora de lo que ha sido su vida, obstáculo tras obstáculo hasta llegar a la cima. De huir de los soldados serbios, que asesinaron a su abuelo, a tener que hacerse jugador en una cesión en Bosnia. Paso a paso hasta luchar lo indecible para poder fichar por el Madrid, enfrentado a Daniel Levy. Y de las dudas iniciales en el Real a ganarse el corazón de club, compañeros y aficionados.