Viernes, 23 de Agosto de 2019
128580

25.03 | Pedestrismo Cross de la Memoria

La molestia de los atletas de punta

La accidentada mañana, en palabras de los protagonistas

D.L./

El llano de Rosana Luisetti apenas cruzó el arco de llegada fue la primera exteriorización elocuente luego de las irregularidades que debieron sortear los atletas en la edición inaugural del cross country organizado por el Sindicato de Trabajadores Municipales de Olavarría

"Mal organizada, no estaba nada señalizada. Ibamos derecho y pensé que debíamos doblar a la altura de la escuela, pero como todos seguían yo también lo hice. A los seis kilómetros decidí regresar, por eso llegué primera, pero me parece que no es justo. Debo haber ido quinta o sexta" dijo a esa altura de la fría y ventosa mañana olavarriense.

"Jamás me había pasado esto. Fue mala la organización, no había alguien que indicara por dónde doblar, algún cartel. Tampoco había puestos de agua. Tal vez la falta de experiencia conspiró. Me da mucha pena" dijo y, en lo deportivo, afirmó: "Lo que yo vine a hacer lo hice, el tiempo que quería hace lo hice, pero no hubo competencia".

El hinojense Mauricio Olivera, aunque molesto, lo tomó com más serenidad. "Vinimos a correr, a divertirmos. Ibamos escapados unos doscientos o trescientos metros con Hoffmann y nos perdimos porque no había banderilleros, ni nada. Después, cuando retomamos, quedamos sextos o séptimos, y hubo que remontar la carrera, pero no fue suficiente" describió.

"Tuvimos que salir a buscar la punta dos veces con Sergio (Hoffmann), pero el desgaste había sido mucho, lo sentí y me pasó en buena ley el chico de Laprida (Emanuel Lorenzo). No sé si estaba para ganarla, pero para salir segundo sí" opinó.

"Es la primera vez que se hace una carrera así, y siempre hay errores. Ojalá el año que viene se haga otra vez y pueda salir todo bien" apuntó Olivera.

El ganador de la prueba masculina, Sergio Hoffmann, dio su versión de los hechos: "Nos pasamos de largo, no sabíamos dónde doblar porque no había movil guía, ni nadie que nos marcara. Cuando miré el GPS e indicaba más de 6 Km me dije 'nos re-pasamos'. Me volví y le comenté a Mauricio (Olivera) que estábamos perdidos. Fueron trece kilómetros novecientos en total".

La temperamental Cecilia Fernández mostró su enojo: "El cross no es lo mío. Una hace el esfuerzo para venir y no me importa lo duro, sino lo desprolijo. Una carrera sin agua, sin señalización, sin nada".

"A mí un corredor me dijo doblá antes y yo no le voy a hacer trampa a atletas que conozco. Fuimos las únicas tres mujeres que completamos el circuito con Nadia (Rodríguez) y Andrea (Latapie) y quedamos primera, segunda y tercera, pero de acuerdo con los chips terminamos mucho más atrás" relató.

"La próxima vez, cuando quieran hacer un recorrido, tienen que pedir ayuda. Hay que aprender a respetar a los atletas, porque para nosotros esto no es una joda. Para mí es un laburo. Vengo corriendo todo el mes, no quería correr acá, pero una necesita la plata y yo estaba laburando" enfatizó.