Martes, 21 de Mayo de 2019
130136

02.05 | Pedestrismo 

Olivera y Landaburú, los locales más destacados

Por más de un cuarto del recorrido de esta XXXII edición de la Vuelta al Municipio el protagonismo y el primer plano en todas las fotos se lo llevaron los olavarrienses Mauricio Olivera y Leo Landaburú.

El primer gesto de Olivera una vez atravesada la línea de meta fue acercarse a las chicas del Ola Rosa (ubicadas frente al Teatro Municipal) para compartir una fotografía.

"Esta fue una carrera especial para mí, porque representé a las chicas que hacen un trabajo enorme para concientizar a las mujeres sobre el cáncer de mama. Un estudio no cuesta nada y puede salvar muchas vidas" sostuvo el atleta hinojense.

Sobre la carrera, comentó: "Salí a mi ritmo. Por ahí Rono y el resto de los de punta se cuidaron un poco más y con Leo (Landaburú) tiramos toda la primera vuelta viento en contra. Después, viento a favor, ellos llevaron el peso de la carrera y de a poco se fueron escapando".

"Como digo siempre, demasiado lo que hago. Entrar otra vez quinto en la general, como el año pasado, para mí es muy importante. Ya con cuarenta años, once o doce años sin faltar a esta carrera, y mantener el nivel es para estar contento y feliz. Se lo debo a mi mujer y a mis hijos, que siempre me bancan" agradeció.

Lo anecdótico de la mañana, aunque pudo ser más serio, fue una presencia inoportuna entre el puente Lucio Florinda y la Casa del Bicentenario. "Hubo muchos perros en el recorrido, se cruzaban en nuestra línea de carrera, algunos mordían y en parte tuve que saltar a dos o tres. Es una cosa a corregir para la próxima carrera" señaló.

En el mismo sentido, Leo Landaburú aportó que "había mucha cantidad de perros. Es la primera vez que nos pasa en esta carrera y los teníamos que andar esquivando porque nos chocaban. Una lástima y un peligro, sobre todo para los que vienen de afuera. Si te llegan a lastimar capaz que te quedás varias semanas sin poder correr".

Sobre su carrera, el balance no fue el esperado. "No quedé tan conforme porque pensaba pelear el tercer o cuatro puesto, y llegué sexto. Se me endurecieron los brazos en la segunda vuelta, seguramente por la tensión nerviosa que me provoca esta carrera" confesó.

Y de esa primera parte que lo tuvo adelante junto con Olivera, especuló que "los de adelante iban a especular mucho, lo intuíamos, y terminó pasando lo que iba a pasar. Desde ya, hubo mucho viento, pero igual mi tiempo no me gustó para nada. Pensaba correr abajo de 32m y se me fue un minuto y medio más".