Viernes, 13 de Diciembre de 2019
136541

12.10 Canotaje

La odisea de Medina en China

Casi todos han sido obstáculos durante sus primeros días en el Extremo Oriente: sin botes, sin traslado, con altísimas temperaturas, la barrera idiomática, comida inaceptable para atletas, y el lógico jet lag.

Brenda Medina pudo cumplir su sueño y está a días de debutar en el campeonato Mundial de canotaje con acarreo que espera la ciudad China de Shaoxing. Pero las primeras semanas en la otra punta del mundo fueron lo más parecido a una pesadilla para la joven palista del Club Atlético Estudiantes.

Desorganización, condiciones inaceptables para el entrenamiento de los deportistas de elite, la insalvable barrera idiomática, comida inadecuada y demasiado calor, para agregar al jet lag y los consabidos trastornos en el sueño.

"Los primeros días fueron caóticos, más que nada por la falta de organización de la Federación China" reveló Brenda desde la sede del certamen. Pero no fue una sola cosa.

"Hubo varias cuestiones: primero nos prometieron que nos iban a ir a buscar al aeropuerto y al hotel, y las cosas no se dieron como estaban pautadas; nos prometieron botes de ellos para entrenarnos hasta que llegaran los que habíamos alquilado, que supuestamente tienen que llegar este sábado, pero por temas climáticos no se pudieron entregar en tiempo y forma. Pasamos casi diez días sin entrenar y, quiérase o no, todo eso nos afectó un montón en lo psicológico" lamentó.

"Una vino a dar lo mejor, tiene planes en cuanto al entrenamiento, las fases de descanso, y lamentablemente se vieron alterados y nos debimos adaptar como pudimos, porque estuvimos mucho tiempo sin tocar el agua" acotó.

En ese sentido, reveló: "Salíamos correr, que era lo único que teníamos para hacer, ya que la Federación Argentina nos había conseguido un gimnasio después de cuatro días inactivos, y sólo pudimos ir dos veces porque está a 10 kilómetros del hotel".

"Todo muy complicado. Acá el idioma es imposible; muy poca gente habla inglés. Sí son muy hospitalarios, pero solamente conseguir un taxi lleva demasiado tiempo" graficó.

La comida, ni hablar... "La pasé mal tres o cuatro días. Es muy picante, fea. Hacen 35 grados de calor y nos dan sopa todos los días; es casi imposible conseguir carne y la fruta no se puede comer. Debimos adaptarnos al picante, porque no hay forma de explicarles a los chinos que nos cocinen sin picante".

De lo único que estaba advertida, el jet lag, se hizo demasiado pesado mezclado con semejantes contratiempos. "Recién hace tres días pude dormir la noche completa" contó. La fecha del debut se acerca, será el jueves 17 cerca de las 22 de la Argentina.

"Estamos haciendo lo posible para llegar a lo mejor. Nos empeñamos en tener la cabeza firme para pensar sólo en nuestros objetivos y en lo que vinimos a hacer, a pesar de todo. Vamos a dar el máximo para cumplir nuestros sueños, porque el deporte es así" reflexionó.

"Ahora es cuestión de seguir metiéndole para adelante. La experiencia es rara, pero estoy realmente feliz" dijo. "No me he cruzado con contrincantes todavía. Vamos a ver qué pasa e intentaremos dar lo mejor como siempre, para dejar lo más alto posible a mi bandera, a la gente que confió en mí, y siempre estuvo al pie del cañón para ayudar" cerró Brenda.