Sábado, 28 de Marzo de 2020
139844

07.01 | Nac. e Int. Juan Manuel Gatti

"Creo en este muy buen proceso"

Tuvo un 2019 con mucho trabajo en el país y en el exterior y este 2020 se asoma de la misma manera, con gran cantidad de viajes y la enorme ilusión de estar presente en los Juego Olímpicos de Tokio.

Luis Ahumada

[email protected]

Juan Manuel Gatti se destaca notablemente en su actividad. El entrenador nacional Sergio Santos Hernández lo convocó primero para trabajar en las divisiones formativas de la Selección y más tarde para ser asistente técnico con el plantel mayor, por lo que se codea con los mejores del mundo en el ambiente de esta actividad.

Comenzó su carrera como profesional del básquetbol hace de 14 años, cuando en la temporada 2005/2006 fue asistente técnico de Hernán Laginestra en la que fue la última temporada de Estudiantes en la Liga Nacional "A" de básquetbol.

Gracias a sus viajes y experiencias vividas en distintos puntos del país y del mundo tiene una muy buena formación y desde hace varios años posee en Olavarría su residencia oficial, aunque gran parte de su tiempo lo pasa lejos de nuestra ciudad, donde tiene a su señora Victoria y a su pequeña hija Francesca.

Gatti, de 38 años, es nativo de Bragado y criado en Tierra del Fuego, pero olavarriense de adopción por cuestiones personales. Trabajó en categorías superiores, incluso como asistente técnico de Peñarol de Mar del Plata y también se radicó un tiempo en las Islas Canarias ante una oportunidad laboral en una escuela de básquetbol formativo.

Aprovechando unos días de descanso en Olavarría el joven pero experimentado entrenador habló de todo un poco: de lo que fue y de lo que se viene en esta carrera que lo tiene más que cargado de compromisos:

-¿Cómo podrías evaluar en lo laboral este año que acaba de terminar?

-La verdad es que fue un año bárbaro para mí el 2019. Con muchísimas cosas, con la concentración y toda la preparación pare el Mundial de China que duró casi 65 días y después le sumamos el Premundial con la Selección Sub 16 que nos dio la clasificación para el Mundial de este año 2020, la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Lima.

También hubo dos Mundiales de 3 x 3, uno de Sub 23 y otro de Sub 18. Estuvo muy cargado el año, con muchas concentraciones y muchos viajes y trabajo, que es lo más importante. Por eso estoy muy contento y feliz por lo que pasó y esperando que el 2020 sea similar al menos.

-Vos estuviste a cargo de varios compromisos muy importantes ...

-Nosotros estuvimos trabajando todo el año con lo que es el método CABB, que es la idea que surgió ya hace tres años con Silvio Santander y el staff de la Confederación Argentina. Estuvimos cargados de actividades, además de las concentraciones.

Con las distintas Selecciones tuvimos trabajos de academia a principio de año, planificaciones, plan de altura y muchas actividades que me hacen estar muy conforme con lo realizado y esperando que este año se termine definir cuál va a ser el equipo de los que son la divisiones formativas.

-¿Ya está definida tu continuidad en el grupo de trabajo?

-Nosotros en principio vamos a buscar una continuidad en el cuerpo técnico de la Selección Mayor con Silvio Santander y Sergio Hernández, que es el entrenador jefe, y habrá que ver cómo se organiza el trabajo en inferiores. Este año nos queda el Mundial Sub 17 de Bulgaria, que es lo primordial por ahora en divisiones formativas, y todo lo que va a ser la preparación para los Juegos Olímpicos de Tokio.

-¿Te imaginaste lo que sería vivir unos Juegos Olímpicos?

-Es el sueño de cualquier deportista. Poder lograr estar en la Selección Mayor representando al país es el objetivo claramente más importante que tengo para este año, me encantaría estar. Nosotros, al igual que los jugadores, dependemos de la convocatoria de Sergio.

Imagino que todo el grupo que estuvo en el Mundial de China va a estar para seguir trabajando en lo que será la preparación para los Juegos Olímpicos de Tokio y esperando una vez que estemos allá lograr el mejor resultado posible.

Nosotros somos unos convencidos que con el trabajo de planificación y compromiso de todos los integrantes del grupo, tanto jugadores como cuerpo técnico, se pueden logran cosas importantes. Esperemos estar a la altura de la competencia. Van a estar los doce mejores equipos del Mundo y por eso es un honor poder representar al país y estar ahí.

-¿Cómo viviste el proceso de cambio de autoridades en la CABB?

-En realidad nosotros, tanto el cuerpo técnico como los jugadores, lo que hicimos fue respaldar lo que que se viene haciendo muy bien, independientemente de los que estén, porque el trabajo que se viene haciendo con el básquetbol en la Argentina es muy bueno. Creo en este muy buen proceso, que haya continuidad de las cosas que se estaban haciendo.

Ojalá que se pueda lograr continuar con lo que se hizo bien y mejorar por ahí en lo que no se estuvo a la altura. Siempre lo más importante va a ser el básquetbol y la Selección. A partir de eso nosotros poder poner nuestro granito de arena en lo que se pueda todo el tiempo que sea posible y esperar por parte de la dirigencia estar todo el tiempo enfocados en este proceso.

-¿Creés que esa continuidad está asegurada?

-Yo creo que va a ser así esté el que esté. Ahora está Fabián Borro como presidente de la CABB, Federico Susbielles estuvo en el proceso anterior. Ojala tengamos una continuidad en esto y si no nos toca dar una mano desde afuera apoyando siempre para que se cumplan los objetivos. Somos entrenadores antes que cualquier otra cosa.

-¿Tenés en mente en el futuro dirigir algún equipo?

-La idea de dirigir en el básquetbol profesional siempre está. He tenido oportunidades y propuestas que en su momento no me han convencido demasiado, pero si tengo la chance de hacerlo, lo haré. Seguramente será un próximo paso dentro de mi carrera, ya sea siendo entrenador jefe en algún equipo de la Argentina o del extranjero.

Yo creo que la experiencia que he adquirido en los últimos años en la Selección de la Argentina me da la chance de saber que tengo la capacidad para dirigir algún equipo profesional. Veremos, por ahora no lo tengo planificado.

Se vienen un montón de cosas este año y a partir de ahí, cuando termine este proceso, ver cómo sigue esta carrera que empezó hace 14 años en Olavarría. Esto es un ida y vuelta constante. Me ha tocado estar viviendo en varios lugares y la idea es la de seguir creciendo.