Martes, 25 de Febrero de 2020
140257

20.01 | Federal Estudiantes del 80

La sinfonía inconclusa

Seis refuerzos de San Lorenzo de Mar del Plata se juntaron un sábado con cinco jugadores locales y desde el domingo compusieron a lo largo de tres meses un equipo inolvidable por sus números y su brillantez.

Daniel Lovano / [email protected]

Todo lo que remite a Estudiantes del '80 fue excepcional: el ensamble, la campaña, su rendimiento, el respaldo popular, la brillantez en su juego y hasta el abrupto final, que nada tuvo que ver con lo deportivo.

Como si el adjetivo hubiese sido creado a medida, en una relación de ida y vuelta: ninguna palabra cabría mejor a lo que significó dentro de la historia del fútbol de Olavarría, tampoco hay una formación más adecuada para calzarse un vocablo que alude a lo extraordinario, o a lo que ocurre rara vez.

Y a "Estudiantes del '80" no le cabe aquello de que el paso del tiempo tamiza las cosas; resalta las buenas, diluye las otras.

Fue exactamente así. Para el recuerdo.

Conformado por seis refuerzos de San Lorenzo de Mar del Plata (Francisco Rago, Alejandro Mascareño, Jorge Fernández, Daniel Abelén, Carlos Alberto Martínez y Pablo Galay) que se juntaron un sábado con cinco de acá (Ernesto Pires, Pity Vavrín, Marcelo Schwab, Miguel Angel Bahl, primero "Chupa" Morales, luego Mario Paternó), el domingo salieron a la cancha y lograron una química colectiva inmediata como por arte de magia.

La grandeza de su recuerdo contrasta con la estrechez de su recorrido: fueron apenas tres meses.

Ese Estudiantes dirigido por don Juan Stefanoni debutó el 20 de enero de 1980 con una espectacular victoria 2-0 sobre Jorge Newbery de Junín, y llegó hasta el 27 de abril, cuando el desastre natural y la tragedia humanitaria más grave sufrida por Olavarría desde que se tenga memoria interrumpió su marcha.

Para el debut no le podía haber tocado nada peor: Jorge Newbery, ocho veces seguidas campeón de Junín, con la base del equipo que había participado en un par de torneos Nacionales de la AFA. Una potencia provincial.

Se destacaban en el plantel Alfredo Gironaci (ex arquero de River y Newell's), Juan Carlos Vilche (uno de los mejores laterales derechos del interior, pero famoso además por ser el locutor comercial de Héctor Larrera en "Rapidísimo", de Radio Rivadavia, el programa más escuchado de la época en la Argentina) y un delantero que era la pesadilla de los olavarrienses, Norberto Luis Cavagna.

El "Colorado" Cavagna no sólo fue la bestia negra de los equipos de la LFO: en 1975 convirtió el gol en la final que le permitió a Jorge Newbery su clasificación para el campeonato Nacional, frente a... San Lorenzo de Mar del Plata.

Quizás, como contraste con la marcha de la previa de Estudiantes, el viernes previo al inicio del torneo EL POPULAR titulaba "Jorge Newbery llega a Olavarría con una perfecta puesta a punto".

Dos días más tarde, la noche del 20 de enero de 1980 en el estadio de Racing (Estudiantes tenía el piso de su estadio en refacción), poco pudo hacer ante la "Sinfónica de don Juan". Fue 2-0, con exhibición y goles de Galay (40m) y el Chupa Morales (75').

"Una sucesión de estampas inolvidables" titulaba el Diario del lunes.

Si la primera fue una exhibición, no hay adjetivación posible para la segunda: 5-0 ante la "otra mitad" de San Lorenzo de Mar del Plata, Rivadavia de Necochea. Marcaron Morales (22'), Bahl (32' y 42'), Abelén (70') y el debut goleador de Mario Paternó (78').

"El show albinegro ya lleva 180 minutos" escribió aquella noche el inolvidable "Popa" Paramio.

Partido increíble en su debut como visitante.

Ganaba 3-0 al cabo del primer tiempo a Vélez de Mercedes (19' Mascareño, 27' Morales y 29' Galay), y el equipo que proyectó a Miguel Sautú igualó en el segundo tiempo (Maceo, Porcel y el papá de Lucas Biglia).

De vuelta en casa, con 60 millones de pesos de recaudación (con el cálculo inflacionario en moneda americana, unos 118 mil dólares de hoy) para recibir a Azul Athletic.

Triunfo en el clásico regional 4-2: Morales (6') y Bahl (17') en el primer tiempo, Paternó (26' y 38') en el segundo; (Bedecarrás 11' y 16') los dos azuleños.

En el flamante "José María Minella", inaugurado un año y medio antes para el Mundial 78, Estudiantes le ganó el 18 de febrero 3-1 a Kimberley. Galay a los 21', Paternó a los 22' y Rivera a los 36'; el "Vasco" Albisbeascoechea (43') los golesm todo en la segunda parte.

Otra prueba de carácter para Estudiantes fue Jorge Newbery, en la cancha de Sarmiento de Junín, en el inicio de la segunda rueda, y la pasó con excelente: 2-0, con goles de Galay (34') y Mascareño (59').

"El fútbol moderno otra vez", destacaba EL POPULAR en la página central del suplemento deportivo.

Tercer partido al hilo fuera de Olavarría, la revancha con la "otra mitad" de San Lorenzo de Mar del Plata, y no tuvo nada que ver con el primero.

Empate agónico 3-3 con Rivadavia, en Necochea, gol de Dady Pires en la última jugada de partido.

Paternó (11') abrió el marcador; Giarrucci (22'), Campain (43') y Meana (67') pusieron el 3-1 para los locales; el "Chupa" Morales inició el camino de la esperanza a 9m para el final.

De regreso en Olavarría, un duro 0-0 con Vélez de Mercedes, que resistió como pudo el asedio constante de Estudiantes y se llevó el punto del "Zubiría".

Clase magistral de fútbol la que vieron los azuleños el 16/3/80: Estudiantes goleó 6-2 a Azul Athletic y se aseguró un par de fechas antes del final la clasificación para dirimir el título provincial.

Le dieron forma al show 13' y 56' Schwab; 14' y 45' el "Negro" Néstor Rivera, 41' Martínez y 82' Paternó; decoraron algo el resultado para los locales 74' Cieza y 77' Franco. Más de 30 millones de recaudación.

El cierre de la primera fase fue victoria 2-1 ante Kimberley en la despedida de la cancha de Racing. Todos los goles en el primer tiempo: 3' Paternó, 13' Galay y 36' Messina. ¿La recaudación? Más de 32 millones.

Para la definición quedaron tres gigantes: Estudiantes, Santamarina y Olimpo.

Nadie imaginaba que su debut en la segunda fase, el domingo 30 de marzo frente a Santamarina, iba ser el único partido de aquella maravilla colectiva en el Estadio Central del Parque Carlos Guerrero.

Quizás sólo en aquel partido Olavarría y Mar del Plata del Argentino 70 la cancha había lucido un marco parecido en las tribunas.

Victoria 4-2, con goles a los 3' Néstor Rivera, 15' Martínez, 37' Schwab; lo liquidó a los 45' del segundo el "Chupa" Morales. A los 22' Alonso y 42' Ferrero para los aurinegros.

El 7 de marzo será recordado por dos cuestiones: la actuación deslumbrante de la "Pantera" Schwab frente a Olimpo y la primera victoria oficial de un equipo de Olavarría en tierras de la Liga del Sur.

Dos "alemanes", Bahl (de tiro libre) y Schwab los goles; García para Olimpo.

Hasta ese día, el único antecedente positivo era una victoria de Ferro 4-2, en un amistoso del año 1948.

El inicio de la segunda rueda fue empate 1-1 en Tandil: "Dady" Pires puso en ventaja a los albinegros; Aldo Varales (figura después del gran Loma Negra de esa década) el empate al filo el descanso.

Y llegaría la tragedia natural y humanitaria vivida por Olavarría el 27 de abril de 1980. Queda descolocado ubicarla en un contexto deportivo, pero fue lo que interrumpió la marcha de aquel gran equipo.

Con la inundación del '80 el campeonato se retrasó un mes, y los seis marplatenses debieron reintegrarse a San Lorenzo antes del final del certamen.

Se reanudó el 25 de mayo.

Previo al encuentro el capitán Ernesto Pires le obsequió un reloj al bombero Abel Fernández en el centro del campo, como reconocimiento del pueblo olavarriense a la acción desplegada por los servidores públicos durante la inundación que había devastado a la Ciudad.

Con un gol del mismo Dady Pires de penal a 10' para el final, Estudiantes le ganó 1-0 a Olimpo y se clasificó para disputar la Fase Final por una plaza en el Torneo Nacional de ese año como campeón invicto de la provincia de Buenos Aires.

Veinte años más tarde, otro 25 de mayo, a metros de ese estadio, el deporte tendría reservada para Estudiantes la noche más grande de su historia.

Desmantelado el equipo, quedaron sólo dos rivales antes de la despedida: Cipolletti (2-2 en Olavarría y 0-1 en el Alto Valle) en la primera ronda y Andino de la Rioja (1-3 al pie de la Cordillera y 1-1 en el Parque) por la rueda de perdedores.