Martes, 14 de Julio de 2020

25.05 | Nac. e Int. 

Que veinte años no es nada

Estudiantes hizo una campaña enorme que terminó con la consagración frente a Atenas. Se cumplen hoy dos décadas del inolvidable primer título

Si bien la frase pertenece al tango Volver, que en 1934 escribieron Carlos Gardel y Alfredo Le Pera, bien podría aplicarse al recuerdo del primer título de Estudiantes en la Liga Nacional de Básquetbol, que se cumple hoy.

Los festejos iban a ser a lo grande, pero lamentablemente la pandemia de coronavirus arruinó la fiesta, todo lo programado no se va a poder realizar y por ese motivo la celebración será más que nada en las redes sociales.

Luego de perder la final del Torneo Nacional de Ascenso ante Obras Sanitarias y el Repechaje ante Ferro Carril Oeste en la temporada 1995/1996, quedó la sensación amarga de haber estado a un paso del ascenso a la Liga Nacional "A". Sin embargo, poco tiempo después a Estudiantes se le presentó la chance de comprarle la plaza a Luz y Fuerza de Posadas en algo más de 500.000 dólares y los dirigentes aceptaron el desafío.

Las dos primeras temporadas fueron muy duras en lo económico, para pagar la plaza, y en lo deportivo, porque el equipo debió penar bastante para mantener la categoría con sendos decimocuartos puestos.

Pero ya en la tercera temporada en la élite llegó Sergio Santos Hernández como entrenador y las cosas empezaron a cambiar. El "Oveja", bahiense él, nacido el 1 de noviembre de 1963, venía de hacer muy buenos trabajos durante tres años en Sport Club de Cañada de Gómez, dos en Deportivo Roca de Río Negro y uno en Regatas de San Nicolás, por lo que Daniel Trapani apostó todas sus fichas en él.

En la primera temporada, la 1998/1999, el equipo se clasificó para la "A1" y cayó en cuartos de final ante Atenas de Córdoba con mucha gente en el Maxigimnasio, lo que hacía presagiar lo que se vendría al año siguiente.

A la base de ese equipo se le sumaron dos figuras que venían en baja, como Daniel Farabello y Rubén Wolkowyski, quienes finalmente tuvieron su gran revancha en Olavarría. Se mantuvo a un tremendo goleador como J.J. Eubanks y se le dio la chance a Dewayne "Chila" McCray, de muy buenas temporadas en el ascenso, pero un novato en la élite.

Aquella temporada empezó con todo. En el partido inaugural el equipo albinegro derrotó al bicampeón Atenas, que apostaba todas sus fichas al tricampeonato, en el gimnasio de Regatas Corrientes por un contundente 78 a 62. De ahí en más el equipo tuvo una campaña prácticamente sin fisuras y se adueñó del número 1 en la serie regular de cara a los playoffs.

En 44 partidos entre la primera fase y la "A1" el Bata sólo perdió tres en casa (dos veces ante Atenas y una contra Boca Juniors), mientras que en los playoffs su localía estuvo invulnerable.

En cuartos de final eliminó a Quilmes de Mar del Plata (3 a 1) y a Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia (3 a 0) en semifinales para llegar a la instancia decisiva ante el poderoso Atenas de Córdoba, con Marcelo Milanesio, Héctor "Pichi" Campana y Diego Osella, nada menos.

Fueron todos triunfos locales y la serie quedó empatada en tres, pero Estudiantes tenía la ventaja de campo y la hizo valer. Los dos primeros juegos fueron del Bata por 86 a 80 y 82 a 66. En el tercero y cuarto Atenas apostó más a los internos, dejó de lado el juego estacionado y el triple como recurso ofensivo. Llegó a sacar 24 puntos de diferencia para ganar por 95 a 77 y empató la serie con un 78 a 70. El Bata volvería a ganar en casa (81-76) y el Griego sumaría una nueva victoria en Córdoba en el sexto encuentro (80-72) para llevar la final a un séptimo partido.

Aquella fría noche del jueves 25 de mayo de 2000 había alrededor de 8.000 personas adentro del Gran Gimnasio del Parque Carlos Guerrero y más de 100.000 afuera, haciendo fuerza por el equipo de la ciudad.

El partido, como en toda final, fue muy complicado y sufrido. Luego de un arranque parejo, con leve superioridad cordobesa, el Bata llegó a estar 17 puntos arriba (48 a 31) en el tercer cuarto. Pero los Griegos pusieron un escalofriante parcial de 33 a 11 para pasar a mandar 64 a 59 en el inicio del cuarto final.

Sin embargo, el Bata reaccionó a tiempo y lo dio vuelta con autoridad de la mano de una increíble actuación del base platense Nicolás Gianella (con 3 de 3 en triples, ¡su punto más flojo!), el pivote chaqueño Rubén Wolkowyski (el Jugador Más Valioso de las finales) y el ala pivote nicoleño Víctor Baldo, un suplente de lujo. Fue 80 a 71, para ganarse un lugar en la historia.

El plantel campeón

El siguiente es el plantel campeón de Estudiantes de la temporada 1999/2000, entre paréntesis se detalla en número de partidos disputados por cada jugador: John Hugh Eubanks (55), Rubén Wolkowyski (58), Dewayne McCray (51), Daniel Farabello (56), Nicolás Gianella (58), Víctor Baldo (35), Gustavo Ismael Fernández (57), Claudio Farabello (52), Keith Nelson (4), Ignacio Ochoa (17), José Mikulas (7), Federico Arce (8), Federico Marín (19), Darío Mansilla (19), Bruno Tosetto (3) y Fernando Mendía (1).

Director técnico: Sergio Santos Hernández. Asistente técnico: Alejandro Pepiche. Preparador físico: Claudio Alvarez. Médico: Horacio Iraporda. Kinesiólogo: Silvio Gatti. Utilero: Ricardo Moyano.