Domingo, 17 de Enero de 2021

08.01 | Nac. e Int. CABB

En marcha el BAI

Se trata del programa de Básquetbol Adaptado e Inclusivo y apunta a todo el país.

Desde la Confederación Argentina de Básquetbol (CABB) comenzó el programa Básquetbol Adaptado e Inclusivo (BAI), que apunta a todo el país. Sobre esto, Carlos Bava explicó: "La idea primero es hacer un relevamiento de la cantidad de gente que puede haber en toda la Provincia de Buenos Aires y a partir de ahí diagnosticar qué se puede hacer. Empezamos a trabajar antes de tener las directivas de la CABB con el programa y decidimos determinadas pautas de trabajo". Además, desde la Confederación se decidió regionalizar el trabajo y la Federación trabaja junto a Febamba.

A su vez, dio un panorama general de las modalidades que incluye el Departamento: "El básquetbol adaptado no es sólo en silla de ruedas o una sola modalidad, sino que tiene también para ciegos, para sordos y para chicos con discapacidad intelectual".

Además de Bava, quien trabaja con el básquetbol en silla de ruedas, se armó un grupo de trabajo donde están también Maximiliano Mainardi, coordinador del básquetbol adaptado de los Juegos Evita y Daniel Zucchi, oriundo de Mar del Plata y que trabaja con chicos y chicas con discapacidad intelectual y ciegos. También se incorporó a la gente de Los Tigres, que están por Carmen de Areco y Exaltación de la Cruz y la zona, que tienen un grupo muy grande de chicos con discapacidad intelectual que ya están trabajando.

Por otro lado, Bava continuó: "Sabemos que la integración más fácil se puede dar a partir de chicos y chicas con discapacidad intelectual o sordos, porque pueden empezar en una escuela de iniciación de básquetbol, con otros tiempos, con otro tipo de paciencia y facilitadores que vamos a tener que capacitar, pero pueden tener una inclusión automática. En el caso de los ciegos y los chicos y chicas en sillas de ruedas no es posible, ya que trabajan con elementos distintos. En el básquetbol para ciegos llegamos a la conclusión que no es adaptado, sino que es una modificación que se le hace a este deporte para poder practicarlo".

Sobre los siguientes pasos, dijo que "creemos que el primero a establecer es el de capacitar, primero a los dirigentes, para incluirlos y darse cuenta que los chicos y chicas no tienen límites. En el caso del básquetbol de silla de ruedas o ciegos hay que hacer una inversión distinta. El objetivo es trabajar en conjunto con los municipios y Secretarías de Deportes de cada región y con las Asociaciones".

Para cerrar, Mainardi dio su visión: "Para masificar nuestro deporte no hay otra manera que entrar a la escuela, es fundamental. Debemos democratizar nuestro deporte y la única manera de hacerlo es que cada uno juegue de la manera que puede. Es un mismo deporte el que nos une, que lo tenemos que jugar de diferentes maneras porque lo importante son las capacidades que tienen los chicos para poder jugarlo".