Miércoles, 1 de Diciembre de 2021

12.08 Lucas Díaz Aspiroz

"Voy a disfrutar y dejar todo"

El palista local estará presente en la prueba de KL1 200 metros. Aún tiene camino por recorrer y reconoció que "no es fácil llegar a un Juego Paralímpico".

Lucas Díaz Aspiroz está más cerca de su segunda experiencia en un Juego Paralímpico. Luego de su participación en Río 2016, donde consiguió diploma, se prepara para su labor en Tokio 2020. Y, para ello, realiza el tramo final de su trabajo en República Checa. El representante local aún tiene días de entrenamientos por delante, para llegar de la mejor forma, pese a que una lesión complicó mucho su trabajo. Aunque dirá presente tanto en los Juegos Olímpicos, como luego en el Mundial de Dinamarca, aunque finalizados los eventos deberá operarse. Por lo pronto, Díaz Aspiroz está enfocado en Tokio 2020, donde será uno de los dos argentinos en acción en paracanotaje. Será en la prueba de KL1 200. Hasta fin de mes estará en República Checa, llegará a Japón ya con los juegos empezados, y entre el 2 y 3 de septiembre tendrá su competencia. "Estamos entrenando todos los días, menos los domingos, y los martes tenemos la tarde libre", describió Lucas Díaz desde República Checa y aclaró que "la lesión me tiene preocupado y ocupado, hoy lo que tengo es un dolor bastante recurrente en la zona del cuadrado lumbar, en la zona de la columna, abajo. Estoy tratando de pasarla de la mejor manera posible, aunque yo sé que la solución a esto es la intervención quirúrgica". Sin embargo, hoy quiere seguir adelante para estar en Tokio "porque la plaza la gané, por lo que obviamente quiero competir. Por eso hago todo esto para llegar y estar". Aunque, a su vez, dejó en claro que "estoy entrenando mucho, y hay situaciones que hacen que tenga esperanzas. Tengo mucha fe de poder llegar a la final, donde se compite por las medallas". Díaz Aspiroz ya estuvo en Río, será su segunda presencia, aunque indicó que "mi situación es totalmente distinta. Hace tres semanas yo no me podía sentar, estaba en reposo con hielo y calor. Y desde la cabeza siento que me siento más maduro, aunque la lesión está tapada, eso no quiere decir que no existe, por lo que está dando vueltas en la cabeza". Aunque explicó que "lo quiero disfrutar y sé que pese a la lesión voy a hacer un muy buen Juego. Estoy entrenando bien y eso me genera esperanzas. Hoy la lesión se olvida y el objetivo es trabajar, lo que estoy haciendo a la par del otro argentino que está para el evento. Eso me da aliento, y se olvida un poco el tema de los dolores". Además, en medio de todo lo que le ocurre al olavarriense, el otro tema a tener en cuenta es que "hace dos años que no compito, y eso va a ser un plus. Espero que sea para bien, voy a tratar de estar tranquilo como lo estoy hoy, ya que estoy haciendo todo lo que más puedo, y más también". Y, entonces, dirá presente en dos torneos internacionales antes de su regreso a la Argentina, en el cierre de septiembre. Allí, luego de los eventos deportivos, se meterá de lleno en su recuperación. Y Díaz Aspiroz ya decidió que se va a operar: "Lo tengo que hacer, porque es la única manera de mejorar mi calidad de vida. Esto tiene arrastre, desde 2015, cuando clasifiqué para Río". Y dejó en claro que "quiero disfrutar de esto porque es una operación grande, y me hablaron de más de medio año de rehabilitación. Entonces también pienso si será la última vez que compito de esta manera, con lo cual hay una carga emocional", indicó el deportista. A disfrutar Será una nueva experiencia de esta naturaleza, pero no todo es igual. "Sé que lo voy a disfrutar, como sea, y voy a dejar todo", describió quien tendrá dos días de acción en Tokio. Hoy, en cuanto a la competencia, a la espera de algunas precisiones para saber cómo será la clasificación y cuántos atletas serán de la partida. Y el contexto, más allá de lo deportivo en sí, será distinto por la pandemia. "Va a ser especial por los protocolos; lamentablemente no voy a poder estar el día de la inauguración. Es incierto el tema, no sé cómo será adentro en relación a esto, pero se respira un aire totalmente lindo, alegre, y de mucha emoción". "Voy a tratar de disfrutarlo de otra manera en relación a Río, más en el día a día, ya que hace cinco años lo pude disfrutar una vez que habían terminado los Juegos, con los recuerdos. Hay momentos que no se borran y no es fácil llegar a un Juego Paralímpico, se hace mucho esfuerzo por parte de los atletas para poder estar", cerró Lucas Díaz Aspiroz.