Lunes, 27 de Marzo de 2017
88906

15.02 | Federal Torneo Federal "C"

El viaje de bodas debe esperar

Diego Berdún atravesó un fin de semana muy particular: el sábado se casó en el iglesia San Vicente, después vino a fiesta y el domingo a la noche tuvo que jugar en Azul con Sportivo Piazza.

Daniel Lovano / elpopular.com.ar

A Diego Berdún, como recompensa al muy buen año que tuvo en el arco de Sierra Chica, le llegó la oferta de jugar como refuerzo de Ingeniero Newbery este Federal "C".

La respuesta fue positiva, aunque apenas arregló les comentó a dirigentes de La Madrid que tenía una fecha marcada en el almanaque desde hace una año: el 11 de febrero se casaba con Berenice, la mamá de su hijo, después de once años de noviazgo y cinco de convivencia.

Respiró aliviado cuando supo que el partido con Piazza pasaba para el lunes 13 y no le quedó más remedio que aceptar el adelantamiento de 24 horas, que le dio a su fin de semana un tinte particular.

Pasó de escuchar el sábado por la noche al cura preguntarle si deseaba recibir como esposa a Berenice, con la promesa de serle fiel tanto en la prosperidad como en la adversidad, en la salud como en la enfermedad, amándola y respetándola durante toda su vida, a 24 horas más tarde estar bajo los tres palos de Ingeniero Newbery de La Madrid, con la fiesta en el medio.

"Antes de firmar todo le dije al técnico 'mira que el sábado 11 me caso, y me caso de noche, y no quiero tener problemas; sino no arreglamos' y me dijo 'no hay problemas, yo te quiero igual'. Cuando me enteré de que se jugaba el lunes a las 8 de la noche estaba recontento, después vi en Internet que se jugaba el domingo y le mandé un mensaje al presidente. Ellos pensaban que como me casaba no iba a jugar; yo iba a estar, después si el técnico quería ponerme era otra cosa" contó Diego.

La fiesta fue en un salón del Barrio AOMA. "A las siete y media ya estaba acostado en mi casa. Me desperté a las dos, mi señora ya se había ido a comer a la casa de los padres con el nene. A las 16 me bañé, comí algo y salimos para Azul con los chicos de Ingeniero" relató.

La charla volvió a la decisión. "Cuando la conocí, Berenice me dijo que no se quería casar, y después empezó a meter presión" bromeó y acotó: "Yo le dije que teníamos que hacer algo bien, nos tomamos con un año para organizarlo, pero no sabía que justo me iba a salir esta posibilidad de Ingeniero. En todo caso lo hubiésemos metido en enero".

La elección de 11 no fue fortuita: el fin de semana anterior cumplió años su hijo y este fin de semana será su cumpleaños. "El año pasado, el 5 de febrero en nuestro aniversario de novios, la esperé y le propuse matrimonio, que era algo que deseábamos los dos" reveló Diego.

Berenice es hermana de Emanuel Negro, aquel defensor central de El Fortín y amigo de Diego. "Yo la conocía porque íbamos a estudiar juntos a Azul, donde ella estudiaba Turismo, pero no me saludaba. Emo 'tuvo que ver' porque éramos muy amigos, salíamos juntos. Después las cosas cambiaron, teníamos que hacer buena letra, je" bromeó.

Pasó el altar, la fiesta, llegó la hora de Piazza, un gran partido de Ingeniero al que le faltó sólo el resultado. "Me sentí bien en la cancha. Jugamos en un lindo horario, a las 20.30, corría aire. Cuando terminó sentí las piernas un poco cansadas, pero nada fuera de lo normal" comentó.

"Lástima el resultado, porque en el primer tiempo daba gusto ver jugar al equipo. Le metimos un 2-0 bárbaro, con un ritmo impresionante, pero nos pasó como contra Unicén, nos hicieron un gol y nos caímos. Después en el segundo tiempo entró bien (Hugo) Janson, otro pibe, y nos manejaron la pelota, pero no nos pelotearon. Hasta que nos empataron y después en una pelota que va a la tribuna o al ángulo, el loco la metió desde fuera de área. Pudimos empatarlo y no se dio" recordó.

Viene Racing ahora. "Vi el video y la cantidad de gente que llevaron a Azul; seguro que en La Madrid va a ser parecido y jodía a mis compañero, les dije 'si les llegamos a ganar, no sé si vamos a salir de la cancha'. Fue impresionante la banda que llevaron a Tandil" subrayó.

Si antes del partido con Sportivo Piazza fue la ceremonia religiosa, está confirmado que después del partido con Racing no habrá viaje de bodas. "Lo iba a meter en el receso del campeonato local; yo no me quiero perder nada, je. Si se da en invierno seguro que vamos a ir al Sur, pero en una de esas lo hacemos el verano que viene. Pero va a tener que ser en enero. Por las dudas, je" cerró.