Martes, 26 de Septiembre de 2017
97180

11.07 Tenis adaptado

"Para mí es un orgullo enorme"

Roberto Fresta fue el primer entrenador de Gustavo Fernández, Nº 1 del ranking mundial. Los primeros pasos los dio en las canchas de polvo de ladrillo de Estudiantes y, desde ese momento, comenzó una etapa de crecimiento. Hoy, se convirtió en el mejor del mundo.

Un hito histórico se produjo durante esta semana para el deporte argentino. Gustavo Fernández, con ciertas raíces olavarrienses e hijo del ex entrenador de básquetbol de Estudiantes, se convirtió en el Nº 1 del ranking mundial de tenis adaptado. Un sueño que tiene su lado local.

El cordobés, hijo de quien hace poco tiempo fue entrenador del equipo profesional del básquetbol y uno de los ídolos del club, tuvo sus primeros pasos deportivos en las canchas de polvo de ladrillo que tiene Estudiantes. Y en esta primera etapa, Gustavo Fernández tuvo un entrenador, que fue a la persona que primero recordó esta semana -agradeció en Twitter- tras conseguir su máximo logro: se trata de Roberto Fresta.

Roberto Fresta tiene toda una trayectoria de años en el tenis olavarriense, y en la actualidad sigue aportando su trabajo para el crecimiento del tenis local. "Es una alegría tremenda haberle puesto la raqueta por primera vez en la mano a Gusty aquí en el club. Para mí es un orgullo enorme como profesor y como persona, y me llena haberle dado clases a él porque cada vez que tiene la oportunidad me nombra y me recuerde. Que un Nº 1 se acuerde de sus inicios habla muy bien de él", dijo su primer entrenador.

Roberto Fresta recordó los primeros días de Gustavo Fernández en las canchas de Estudiantes. "Tenía 7 años, ya usaba sillas de ruedas y un bastón especial. Era un chico muy inquieto, que jugaba a todo como cualquier chico de su edad. Recuerdo que iba a la pileta con uno de mis hijos y hacía todas las actividades con una coordinación increíble. Y los padres nunca le prohibieron nada y no tuvo límites, y hoy por hoy se ve reflejado", señaló.

"La madre Nancy tomaba clases conmigo y él la acompañaba. Y un día me dijo que quería probar. Para mí era una experiencia nueva porque sabía de tenis pero no de tenis adaptado. Él me fue enseñando y, más lo que pude aprender yo, arrancamos y vivimos lindos momentos", agregó

La nota completa, en la edición impresa de este miércoles en el diario El Popular