Lunes, 17 de Junio de 2019
125371

26.12 Agustín Aquila

"Sentí que era mi deporte"

Agustín Aquila practica skate e hizo un repaso de todo: sus comienzos, el avance y la actualidad en la ciudad.

Agustín Aquila desde que se subió al skate, encontró su mundo dentro del deporte. Los años pasaron desde aquella primera experiencia y sus condiciones lo proyectan hacia lo top. Hoy trabaja dentro del nivel amateur, pero su objetivo está en aumentar su desarrollo por lo que el esfuerzo es diario.

Su actividad es constante, pero entiende que un punto importante dentro del año fue su participación en los Juegos Bonaerenses. Allí, en el primer día de competencias, Agustín Aquila tuvo un nivel sobresaliente y le entregó la primera medalla de oro a la delegación de Olavarría.

El joven cursa el nivel secundario en Nuestra Señora de Rosario, y en este 2019 que se viene será promoción. "A los 9 años mi hermano mayor (Maximiliano) me regaló mi primer skate, y me enseñó los primeros pasos, además de los trucos. Fue una actividad distinta, sentí cierto amor al hacerlo y por eso me quedé desarrollando esa actividad", anunció en su introducción el joven deportista.

Así, con sólo 9 años, entendió que el skate era su vida. "Ni bien puse los dos pies sobre la tabla sentí que era mi deporte, desde allí no dejé más allá de alguna lesión" y hoy es uno de los grandes exponentes que tiene la ciudad en esta disciplina.

Como todo, el aprendizaje es importante. Pero, si se compara con otras disciplinas, en este caso existe mucho esfuerzo del propio deportistas para corregirse: "Es autosuperación; esta actividad requiere de mucha práctica, constancia y esfuerzo".

"No hay que rendirse, y siempre buscar la mayor cantidad de intentos hasta que salen las cosas. Generalmente se aprende a partir de los errores, porque cuando intentás un truco te puede salir en poco o muchos intentos, pero a partir de las fallas podés corregir distintas cosas como el modo de poner los pies y el cuerpo para que en definitiva salga el truco", explicó Aquila.

Por otro lado, el deportista anunció que "se están formando escuelitas, donde gente que sabe mucho del tema le enseña a los más chicos, pero no es algo muy recurrente" y en su caso el aprendizaje va por otro lado: "Yo miro muchos videos, generalmente de ídolos que andan a otro nivel, pero también es pensar un poco en lo que estás haciendo mal para corregirlo".

Los eventos

Agustín Aquila explicó que la actividad tiene distintos niveles. "Yo estoy en la categoría amateur", con lo cual su presente es a un paso de ser profesional. "Tengo ganas de dar ese salto, pero falta todavía... hay que seguir progresando", dejó en claro.

Y, para avanzar, los eventos son importantes para saber dónde está parado. "Se hacen muchos campeonatos en el país, yo intento ir a la mayoría gracias al apoyo de los patrocinadores y de mis papás. En esos casos la idea es dar lo mejor para intentar ganar dichas competencias, con lo cual a partir de eso se genera una imagen", explicó el joven.

Entonces, para llegar bien, una parte del día Agustín Aquila la pasa en el espacio municipal cercano al balneario. "Yo generalmente voy al skatepark para entrenar la mayor cantidad de horas que se pueda, pero también se usa mucho andar por las calles donde se suben videos y eso también influye".

Por todo ello, valora su disciplina. "Me encanta el ambiente que se genera; la competencia es sana ya que nos conocemos todos y no hay bronca entre los competidores", lo cual muchos olavarrienses observaron en Bonaerenses cuando la actividad se desarrolló en el skatepark montado en la playa popular.

Lo local

El avance de Agustín Aquila es constante, pero su visión de la actividad en la ciudad no es muy positiva. "Hay poca movida y habría que mejorar las condiciones del skatepark", y enseguida explicó que "acá se lo toma como un espacio recreativo, es como que dicen 'mirá aquellos nenes que están jugando'. No es así, ya que muchos nos tomamos en serio a este deporte, aunque muchos no lo consideran como una disciplina más".

Ante ello, la aparición de este deporte en Bonaerenses puede ser un punto de partida: "Ayuda, ya que no estaba incluida la disciplina. A mí me fue muy bien, y por suerte logré la medalla de oro. Yo sentí que fue distinto a los demás campeonatos de skate, era otra movida, y eso generó otra repercusión".

Además, recordó que "cuando llegamos a la escuela todos nos felicitaban porque también estaba Bernardo Mendía, que ganó la medalla de oro en tenis". Y, sobre el skate, señaló que "yo siempre intento que más personas se puedan sumar a practicar este hermoso deporte".

En el final, por otro lado, explicó que "cuando estoy entrenando me concentro en lo mío, aunque cuando se acerca un niño ahí sí se puede dar la chance de enseñarle algunas cosas" y también se refirió a las caídas: "Es muy normal, estamos acostumbrados al dolor. Algunas duelen más que otras, pero es como que aprendés a cómo caer", cerró Agustín Aquila.