Lunes, 19 de Agosto de 2019
125614

02.01 | Federal Nicolás Báez ya se entrena a Ferro

"Me quedó la espina clavada"

Nicolás Báez jugó en Ferro en 2017, y en el inicio de 2018 (Copa Argentina). Viene de ser campeón en Sarmiento de Ayacucho, y regresa por una "revancha".

Damián Dumerauf

[email protected]

Nicolás Báez está de vuelta en Olavarría. En primera instancia tuvo un sondeo de Racing A. Club, pero finalmente el arquero pampeano -radicado en Ayacucho- tomó la decisión de volver a Ferro Carril Sud de cara al Torneo Federal Amateur de fútbol que se pondrá en marcha el 27 de este mes.

El arquero llegó para sumarse desde el primer día a la pretemporada, con lo cual cerró el año con la misma camiseta que lo inició, ya que fue parte del "carbonero" en las dos series de Copa Argentina (Racing y Deportivo Rincón), aunque en el medio jugó para Sarmiento de Ayacucho (competencia local).

Más allá de esto, fue el arquero titular de Ferro Carril Sud en la campaña que lo dejó al equipo de la ciudad en la puerta del ascenso. Dejó un buen recuerdo, por su buena labor, pero ahora viene por más y buscará una especie de revancha ya que esta competencia entrega cuatro boletos para el Federal "A".

Más allá de ese objetivo, el máximo, lo primero es la pretemporada. "Hay que meterle garra para entrenar, pero seguramente los partidos también van a ser por la tarde. Nos tenemos que acostumbrar", evaluó Nicolás Báez teniendo en cuenta que Ferro se entrena pasado el mediodía, aunque enseguida habló de todo lo que se viene: "No falta tanto para el inicio del torneo, es un mes, pero cuando querés acordar ya tenés encima el día del partido".

Entonces, ya está en marcha otro proceso en el club. "Estoy muy contento por esta vuelta. Cuando Roberto (Vidal) me fue a buscar a Ayacucho se dio todo muy rápido. Uno se fue con los mejores recuerdos de la gente, con lo cual esperamos tener una revancha en relación a lo que ocurrió en el torneo pasado", destacó el arquero que también pasó por Santamarina e Independiente de San Cayetano.

El recuerdo es inevitable, ya que Ferro en el cierre de 2017 estuvo cerca del ascenso y Nicolás Báez fue el arquero de ese buen equipo. "Estuvimos ahí, pero sabemos que esto es fútbol y los errores sirven para aprender. Para no repetirlos para lo que se viene; de las cosas negativas siempre se puede sacar algo", evaluó.

Y, como ocurrió en esa temporada, tendrá a su lado a Ramiro Biscardi: "Es un gran arquero, pero sobre todo una excelente persona. Siempre nos apoyamos, gracias a Dios tenemos una muy buena relación y nos mantuvimos en contacto en este año. Será una competencia sana, y el técnico elegirá quién será el arquero".

Los dos trabajarán a la par de Alfredo Leguizamón, a quien Báez describió como "un loco lindo". "Suma mucho y por suerte mantuve relación a la distancia. Es muy importante en el plantel, y es un profe de arqueros muy completo", opinó.

El reecuentro entre todo es ahora. Es que Ramiro Biscardi se fue a Estudiantes en el inicio de 2018, y regresó a Ferro para el torneo local; aunque en el caso de Báez fue a la inversa: estuvo en el "carbonero" durante los dos primeros meses y posteriormente regresó a Ayacucho.

"Me fui de acá después de la Copa Argentina, estoy radicado en Ayacucho y por eso me quedé ahí para jugar el torneo de Liga. Perdimos muy poco a lo largo del año, y tuvimos la suerte de ser campeones. Estoy contento por ese logro", explicó en relación a su 2018.

Pero es todo rápido, los torneos pasan, y hay que enfocarse en lo que se viene. En ese contexto, habló de las expectativas que tiene ante esta chance de volver a Olavarría: "Es un técnico que no lo conozco, aunque hablaron bien de ellos. Son excelentes las palabras que escuché, son muy laburadores, con lo cual nosotros tenemos que aportar nuestro granito de arena con el objetivo de tener una revancha del torneo pasado".

Y recordó que "cuando empezó ese torneo -Federal "B" 2017- nadie nos daba como candidatos, pero en la segunda ronda tuvimos una seguidilla importante de partidos que nos potenciaron. Llegamos con lo último a las instancias decisivas, por lo cual ahora tenemos otra oportunidad. Las expectativas son las mejores".

Además, de vuelta metido en el próximo torneo, Nicolás Báez sabe que "la primera meta será pasar de fase, ya que la zona es complicada. En principio serán 8 partidos, con lo cual hay que trabajar de la mejor manera, estudiar bien a los rivales para conocer sus virtudes y defectos, y además nosotros sabemos que hay que equivocarse lo menos posible".

En el tramo final de la charla, el pampeano reconoció que "hubo alguna charla con la gente de Racing, pero ahora estoy en Ferro y muy contento con esta vuelta. Mi familia también me apoyó, porque ya vinieron a ver algunos partidos, con lo cual que Roberto me haya ido a buscar me puso muy feliz".

Mientras que en el final, regresaron los recuerdos de 2017. "Fue un torneo lindo, porque fuimos de menor a mayor. Fue raro, ya que en el inicio de la segunda ronda si perdíamos con Racing quedábamos en los últimos puestos, pero ganamos y fue el golpe anímico que tuvo el equipo. Lo aprovechamos y fue importante para mí formar parte de ese grupo".

Y todo lo vivido en ese campeonato tiene relación con lo actual: "El fútbol siempre te da revancha, soy un convencido de eso, y fue una de las metas que me propuse en esta etapa en Ferro. No vengo porque sí, me quedó la espina clavada y entonces esperamos que este año sea productivo. Desde mi lugar espero dar lo mejor".