Viernes, 15 de Enero de 2021

24.11 Vóleibol

El Bataraz trabaja al aire libre


Los planteles de Estudiantes tienen dos lugares para realizar sus entrenamientos. Como ocurre con muchos deportes que habitualmente se practican en espacios cerrados, la actividad que coordina Guillermo Ducuing debió adecuarse a la actual situación.

Ante la ausencia de competencias oficiales de la FBV, y otro tipo de Abiertos o torneos de vóleibol, la disciplina del Club Atlético Estudiantes preparó tres canchas y espacios al aire libre para continuar con sus entrenamientos, donde se cumple con el protocolo correspondiente.

De esta forma, como ocurre con muchas actividades que habitualmente se practican en espacios cerrados, la actividad que coordina Guillermo Ducuing decidió aprovechar los diferentes espacios al aire libre del Parque Carlos Guerrero.

Entonces se instaló una cancha reglamentaria en el sector de césped sintético, la cual es utilizada por las categorías masculinas que orienta Analía Quintana Mora, pero también para las categorías femeninas más grandes. A su vez, en el playón lindero al gimnasio de pesas bataraz desarrollan sus actividades los más pequeños (mini voley), Sub 10, Sub 12 y Sub 14; en todos los casos bajo la supervisión de las entrenadoras Jorgelina Drazeta y Claudia Menchi.

Los horarios de entrenamiento son de 17 a 21.30, de lunes a viernes, en los que queda del año. Además, desde el próximo mes se pondrá en marcha la cancha de beach voley, la cual está ubicada delante de las canchas de tenis. Entonces, se incrementarán los estímulos de verano y se disfrutará de un clásico espacio.

"La idea del vóleibol bataraz es continuar los entrenamientos, en lo que queda del 2020 y todo el verano intensamente, esperando que haya novedades en cuanto a la vuelta de las competencias oficiales", destacaron los responsables del área.

Así, dieron otro paso: sin competencias, pero con canchas al aire libre para poder jugar luego de un período de tareas físicas dentro del club. Entonces, poco a poco, se recupera el ritmo perdido durante los meses en los cuales el trabajo se llevó a cabo en forma virtual.