Jueves, 6 de Mayo de 2021

13.04 Su llegada y la pandemia

La vida en Estados Unidos

Ramiro Liceaga explicó con qué se encontró cuando llegó a Estados Unidos. Además, habló de la situación actual por la pandemia.

"Me encontré con algunas cosas que me sorprendieron un montón y entendí la forma de ser de ellos, que es muy diferente a la nuestra. No son de demostrar mucho lo que sienten o lo que les pasa, con lo cual al momento de llegar hay ciertas actitudes que son chocantes porque nosotros tenemos otro estilo de vida, totalmente diferente, ya que tenemos otra forma de ver la vida", expresó el nadador sobre lo que se encontró una vez llegado a Estados Unidos.

Por eso indicó que "primero me costó, pero luego empezás a conocer la cultura y tienen un montón de cosas lindas. No deja de ser una experiencia más, porque conozco la cultura de los que viven acá, pero también la cultura de chicos que son de Holanda, México, Sudáfrica, Francia, Brasil o de Uruguay. No venís acá a estudiar o nadar solamente, ya que también hacés amigos de todo el mundo. Se aprende mucho de un montón de cosas".

Y, todo ello, se dio en medio de la pandemia. "Cuando llegué en la Argentina estaba todo bastante tranquilo, pero yo notaba como cierto pánico en la sociedad. Acá es diferente, ya que se usa el barbijo y demás medidas, pero después la vida es prácticamente como la conocíamos antes. Cada uno está haciendo su actividad", reconoció.

"Los comedores están abiertos como antes; vamos al gimnasio, también a los torneos que están repletos de gente y donde cada uno usa su barbijo, con los debidos protocolos. Es como que la vida continúa ya que hay competencias, pero también viajes de paseo, además de juntadas con el equipo donde salimos a comer o conocer otros lugares. Pareciera que estamos en otro mundo", valoró.

Allí Ramiro Liceaga analizó que "eso es parte de cómo cada país puede afrontar la situación. Acá se optó por no pasar mucho en los noticieros el día a día de la pandemia porque los políticos creen que de ese modo se genera cierto pánico en la sociedad. Entonces, se mantiene informado al pueblo, pero no demasiado, no se bombardea todo el día con la cantidad de casos y con cuánta gente murió".

"Pero si se habla para seguir cuidándose, aplicarse la vacuna. El ritmo en ese sentido es muy alto, ya que en un día acá en Estados Unidos vacunaron a 4 millones de personas. Incluso a mí me vacunaron, ya me dieron la primera dosis y en unas semanas tengo la segunda", contó.

En el final, Ramiro Liceaga señaló que "el día a día acá es muy parecido a lo que conocíamos antes, sólo que se suma el barbijo y alcohol en gel, más el respeto por los protocolos. Incluso las clases son presenciales; es una rutina que llevo a diario y me hace acordar mucho a lo que vivíamos antes de la pandemia", cerró el olavarriense que valoró el rol de su familia porque "a pesar de la distancia y todo, me bancan siempre".