Martes, 15 de Junio de 2021

11.05 Bruno Eyler

"No llegué a mi máximo nivel"

El joven palista del Club Atlético Estudiantes quedó entre los seis juveniles que representarán al país este año en importantes pruebas de la disciplina.

Bruno Eyler, el joven deportista surgido del semillero del remo y canotaje del Club Atlético Estudiantes (CAE), por quinto año consecutivo fue convocado para formar parte de la Selección Nacional de la disciplina. Es otro año en el que se destacó con una actuación muy digna en la pista de Nordelta que lo dejó en el Selectivo.

Con apenas 17 años, quedó entre los seis juveniles que representarán al país este año en importantes pruebas de la disciplina. En un repaso por su cotidianeidad, Bruno cuenta cómo se organiza para conciliar sus estudios secundarios, su vida familiar y social, con la exigente práctica profesional que desarrolla. Valora el apoyo fundamental de su familia que lo sostiene, su amor por la música, su concentración y la plena conciencia del cuidado de su cuerpo físico como un estilo de vida.

En 2020 Bruno Eyler fue convocado para representar al país en el Mundial de Hungría, sin embargo, la pandemia suspendió las competencias, pero la ilusión sigue intacta porque aún cuenta con la edad de la categoría que se lo permite.

Actualmente continúa su preparación con los entrenadores Pablo Maffezzoli y Santiago Terú y el profesor Alejandro San Juan. Como Bruno Eyler, el canotaje de Estudiantes sigue formando buenos jóvenes y deportistas con logros a nivel nacional e internacional. Bruno es un joven agradecido de su familia, del Bata y la comunidad que nunca ha dejado de apoyarlo en su carrera deportiva.

En las salidas con amigos elige no tomar alcohol debido al compromiso y a los objetivos personales que tiene como deportista: "Pongo mucho en este deporte y por amor a la camiseta. Me levanto todos los días con fuerza de voluntad para tratar de poner el cuerpo al servicio de un logro deportivo para la ciudad, el club y el país. Al igual que yo lo hacen muchos jóvenes", sostiene.

-¿Cómo es un día en la vida de Bruno Eyler?

-Amanezco a las 6.40, desayuno, llevo una alimentación acorde a mi rendimiento y me voy al colegio. Cuando salgo me vengo a la botera hasta la tarde, hago las tareas y a la noche voy al gimnasio. Mis entrenadores me ayudan muchísimo y les estoy completamente agradecido porque no cualquiera empatiza y entiende que a veces después de tanto esfuerzo físico uno queda destrozado, más allá de que sea joven. Después de tanto entrenar sólo querés bañarte, comer y dormir para recuperarte para el día siguiente.

-¿Cómo juega la concentración y la determinación en tu carrera deportiva?

-La soledad y la determinación te hacen fuerte mentalmente, sobre todo en los fondos de 20 kilómetros donde te encontrás sólo con vos mismo, no hay nadie más, y podés entablar conversaciones internas que te fortalecen y te hacen crecer como palista. En mi caso pienso mucho todo. Tengo mucho registro de mi cuerpo y plena conciencia de que si me molesta algo, paro. De hecho, soy un deportista que no tiene grandes lesiones, lo cual me favorece, y tengo el cuerpo preparado y fortalecido para la competencia.

-¿Cuáles son tus sueños y metas? ¿Qué sentís que es difícil pero no imposible?

-Crecer y fortalecerme como deportista, seguir aprendiendo, porque sé que todavía no llegué a mi máximo nivel en la disciplina. Lo que considero difícil, pero no imposible, es poder estar a la altura de deportistas más grandes que yo. Esto me demostraría que estoy en un buen nivel.

-¿En qué sentís que la remás en tu vida?

-Muchas veces se me complica llevar al día la escuela debido a todo el tiempo que le dedico al entrenamiento y porque también aspiro a tener vida social como cualquier chico de 17 años. Igualmente, la frase tengo que entrenar es la mejor excusa a la hora de tener que resignar juntadas, salidas o partidos de fútbol. Elijo no tomar alcohol y cuidarme siempre, porque al otro día tengo que estar bien para entrenar.

A veces hago esfuerzos que cuestan, pero valen la pena, por ejemplo cuando llego cansado a la noche del doble turno del gimnasio y me pongo a hacer las tareas. No me queda otra y mis papás me remarcan que es fundamental para mi futuro.

-¿Quiénes son tus referentes?

- Soy del Bata hasta la muerte y mis referentes están acá porque Estudiantes tiene un gran semillero de palistas, eso es una realidad para destacar. A Agustín Vernice, deportista olímpico del club, doble medallista de oro panamericano en los Juegos de Lima 2019, lo encuentro acá y me aconseja o me corrige la técnica y eso lo súper valoro. Aspiro a competir con él en unos años, ojalá se me dé. Sería un lindo proyecto a futuro poder armar un bote de equipos juntos, ya que además somos del mismo club. Otro referente es Lisandro Dietrich, que además es mi amigo. En esta disciplina en Estudiantes somos todos muy compañeros, es algo único, por eso la mayor parte de mis amigos están acá.