Martes, 15 de Junio de 2021

22.05 Handball

Seis años de identidad

Es la disciplina más joven de Estudiantes. Tiene su sello propio, una identidad construida desde los cimientos que cuenta 6 años de arduo trabajo dentro de la institución.

Para el coordinador e impulsor del handball en el Club Atlético Estudiantes, el profesor de educación física Rodrigo Román, la técnica y el entrenamiento son tan importantes como el fortalecimiento de los vínculos, el respeto y el compañerismo entre jugadores. En este momento, al tratarse de un deporte de equipo y de contacto "aguardamos con ansias el regreso de las competencias", enfatizó.

En el año 2019 el equipo participó de torneos provinciales de cadetes, juveniles y mayores clasificando para los Súper 4, con 8 equipos sobre 10 en competencia. De esta manera obtuvo el primer Campeonato de Liga con el plantel de primera masculino. Se incorporaron nuevos grupos de maxi handball, escuelita y, con ellos, creció la matrícula de la disciplina que hoy convoca a más de 100 jugadores con edades que van desde 5 años hasta mayores de 40. Además de Rodrigo Román, el staff profesional de Handball del CAE está integrado por Franco Echeverría, Carolina Laplace y Agustín Iglesias.

El handball albinegro nació en 2016 y, desde entonces, comenzó a trabajar para la construcción de bases sólidas. En 2018 participó en las primeras competencias con las categorías infantiles (Sub-12), cadetes (Sub-16) y mayores tanto masculino como femenino. El verano pasado se inauguró la cancha de beach handball y, con ello, se amplió la propuesta de la actividad. "El proyecto de tener esta cancha fue una de las cosas más grandes que emprendimos dentro del club y hoy es gratificante contar con este espacio disponible, ubicado en la parte delantera del predio institucional, que nos permite visibilizar mucho más la disciplina", señaló Román a prensa CAE.

-El handball en Estudiantes transita su sexto año, ¿cuál es el balance?

-El balance es más que positivo. Cuando se presentó el proyecto inicial arrancamos desde cero. En Estudiantes no había experiencia con el handball y lo primero a que apuntamos fue que quienes se acercaran se identificaran con el deporte y el club.

-¿A qué atribuís el gran crecimiento del handball en el club?

-Logramos instalarlo gracias a lo práctico que es este deporte y, sobre todo, a la persistencia en la búsqueda de avances, concretando objetivos y proyectos con una base sólida. Estábamos convencidos de lo que planteábamos y agradecemos el acompañamiento de los profesores, del club y la subcomisión.

-¿Qué implicó el ingreso a la competencia formal en la liga AsAmBal?

-El hecho de estar en una Liga que esté afiliada a la Confederación Argentina nos permite contar con la oportunidad de clasificar para algo mucho más grande. Su peso radica en las experiencias que se obtienen, en donde se aprende mucho. Lo observamos en los chicos, después de cada competencia vuelven distintos como jugadores.

-¿Cuáles son las próximas metas?

-En la parte deportiva, el objetivo más fuerte es aspirar a los torneos nacionales, que son las expresiones máximas de lo que es el handball a nivel país. Fortalecer los grupos dentro de la disciplina para que puedan sostenerse en el tiempo y seguir mejorando para representar al club de la mejor manera posible. En cuanto a infraestructura, tenemos como proyecto pintar la cancha del Macro.

Mientras se trabaja para alcanzar cada objetivo planteado, el handball de Estudiantes sigue consolidando su identidad, basada tanto en la formación deportiva como en el fomento de valores, la contención y el compañerismo.