Miércoles, 20 de Octubre de 2021

08.09 | Nac. e Int. Básquetbol

Denuncia de acoso sexual

Fue realizada por la árbitro Bianca Tedesco, que momentáneamente se retiró de la actividad.

La jueza Bianca Tedesco publicó una carta en redes sociales en la que denunció haber sido víctima de acoso sexual y hostigamiento dentro del arbitraje argentino. Tedesco, que preferentemente dirigía Torneo Federal y Liga Femenina, señaló que por el momento dejó el arbitraje por no estar preparada mentalmente y sufrir consecuencias.

"Me eriza la piel recordar vivencias, mensajes, audios, situaciones de acoso sexual que naturalicé creyendo que están bien, que para seguir dirigiendo iba a tener que soportarlas y que no quedaba otra. En realidad sí quedaba otra, pero era demasiado dolorosa la opción de contar lo que había vivido y aprender para comunicarlo", afirmó Tedesco.

En declaraciones al sitio de Argentina Amateur Deportes (ADD) amplió su denuncia al sostener que "recibí acoso sexual por parte de un hombre que es árbitro de la Liga Nacional y que también ocupa puestos de poder. La violencia y el hostigamiento que se vive es que siempre te hacen creer, todo el tiempo, que vos les debés cosas, siempre estás en un lugar de inferioridad".

Tedesco, además, presentó denuncias judiciales en los fueros Penal y Civil. Precisamente tales presentaciones llevaron a la Secretaría de Deportes a notificar a la Confederación Argentina de Básquetbol (CAB) sobre las mismas y esta última suspendió de manera provisoria al acusado, aunque no dio a conocer su identidad.

"Si hoy hablo es porque no puedo más. Porque mi salud mental pasó por estados que no son directamente proporcionales con la exigencia de mi trabajo, sino con el hostigamiento y acoso sexual que recibí en un ambiente netamente machista e injusto para quienes sólo quisimos trabajar y hacerlo bien", afirmó la árbitro.

Con esta decisión se busca proteger de manera efectiva y urgente a la víctima de la violencia de género denunciada. "Me robaron hasta las ganas, se apropiaron de mis sueños al dormir, también me despertaron de la tortuosa realidad de la que fui parte durante casi 13 años. Tenía pensado un retiro cerca de mis 50 años, por lo menos. Pero para eso era condición continuar silenciada, sometida, apagada y viviendo para otros", concluyó Tedesco.