Jueves, 3 de Diciembre de 2020

23.04 Actividades

El tenis de mesa en plena cuarentena

Los integrantes de la Atemo, que funciona en la Sociedad de Fomento Mariano Moreno, siguen con actividades domiciliarias.

La Atemo (Asociación de Tenis de Mesa de Olavarría), como ocurre con todas las disciplinas en la ciudad y en el país, cambió sus planes desde el pasado mes de marzo debido a la pandemia por el coronavirus. Así, bajo distintas alternativas, los deportistas siguen con sus trabajos a la espera de novedades para volver a entrenarse en la Sociedad de Fomento Mariano Moreno.

En ese espacio en el inicio del año se entrenaba un grupo cercano a las 40 personas, entre menores y adultos, quienes en la actualidad tienen tareas en el hogar. Las comunicaciones siguen, a través de la página de la Atemo o bien por WhatsApp para el intercambio de información.

"Veníamos bien, con una buena concurrencia", señaló el presidente de la Asociación Leonardo Dziata en relación al inicio de año en el cual hubo, entre otros, un torneo en Mendoza y ya estaba en marcha un certamen en Córdoba, pero los representantes locales debieron regresar en medio del viaje porque se decretó la cuarentena obligatoria.

De esta forma, el evento "quedó suspendido y después se hizo un comunicado para respetar costos y puntajes"; además hoy todos los eventos quedaron sin fecha: "Está todo suspendido como mínimo hasta septiembre, incluso quedaron sin efecto los selectivos para los Juegos Olímpicos", indicó el dirigente.

Además, en la Atemo saben que "lo deportivo y cultural será lo último en volver, en cuanto a los entrenamientos, con lo cual vemos casi perdido el año". Y en ese marco analizan cómo volver a los trabajos, a la espera de un protocolo, ya que en dicho deporte entrenan dos personas por mesa, se mantiene una distancia razonable entre cada una, pero el problema es que por turnos se reúne un nutrido grupo.

Por lo pronto, hoy cada uno de los deportistas se entrena en su casa y con los elementos disponibles (la Atemo entregó pelota a distintos protagonistas). "Los que más están en competencia tienen la posibilidad de tener una mesa de juego y por eso hacen algún tipo de entrenamiento", indicó Dziata, quien además contó que con otro grupo se envía un "tutorial para entrenamientos físicos y específicos de movimientos de piernas, para imitar lo real, lo que se puede hacer con una mesa de un comedor".

Todo ello es "para no perder el ritmo, para que sigan en movimiento" y para los que tienen mesa el trabajo "se hace con algún familiar, que no tienen el mismo ritmo de un compañero, con lo cual se hace difícil en la dinámica", aunque también existen alternativas para imitar el movimiento de cada jugador en cuanto a los golpes, con la utilización de algunos elementos como una pared.

Así es la actualidad para los representantes locales en tenis de mesa, quienes empezaron el año en buena forma, pero quedaron a la espera como todos los deportistas en la Argentina. En Mariano Moreno cuentan con un total de siete mesas, en las cuales trabajan entre varios jugadores por cada una, con lo cual el último punto será la clave a modificar cuando se entregue el sí para volver a la práctica del deporte.