Martes, 7 de Diciembre de 2021

23.05 | Nac. e Int. Básquetbol

Perazzo llegó a las siete décadas


Una verdadera leyenda nacida en Mercedes, vinculada con nuestra ciudad. El enorme "Gurí" tuvo una gran trayectoria con la Selección Nacional y también defendió las camisetas de Pueblo Nuevo y Estudiantes.



Natural de Mercedes, en el Norte de la Provincia de Buenos Aires, Adolfo Rubén Perazzo defendió por catorce años la camiseta de la Selección Nacional de básquetbol. Su trayectoria abarca los clubes Talleres Payró, Quilmes y Club Mercedes, todos de esa ciudad; Gimnasia y Esgrima de La Plata, Obras Sanitarias, Nápoli, Boca Juniors, Sporting, Peñarol y Quilmes, los tres últimos de Mar del Plata.

Con la Selección Nacional se subió al podio en seis ocasiones. Obtuvo los títulos Sudamericanos en Medellín 1976 y Bahía Blanca 1979, subcampeonatos en los Sudamericanos Bogotá 1973 y San Pablo 1983 y el tercer puesto en los torneos Sudamericanos Montevideo 1981 y Medellín 1985.

Integró el Selectivo que en abril de 1980 en San Juan de Puerto Rico obtuvo por primera vez el pasaporte a los Juegos Olímpicos, los de Moscú 1980, pero la Argentina adhirió al boicot de Estados Unidos a la URSS por la invasión a Afganistán y dicha participación quedó trunca. Sus números en la Selección: debutó en 1971 y hasta 1985 jugó 87 partidos con 915 puntos (10,5 por juego).

Desde 1971 jugó cuatro Torneos Argentinos por Provincia de Buenos Aires y en todos fue campeón. Logró el ascenso a la Liga Nacional tanto con Peñarol como con Quilmes. Es hijo de Adolfo Perazzo, transportista y destacado corredor de Turismo Carretera entre 1940 y 1952, apodado "El Caballero". Su mejor figuración fue el quinto puesto en las 500 millas argentinas.

Tiene cuatro hijos. Ezequiel (43) abogado y también ex jugador de básquetbol y Josefina, fruto de su primer matrimonio, y Tomás (21), jugador de básquetbol, y Mercedes (20), jugadora de vóleibol de Mar Chiquita Voley, la Selección marplatense y la bonaerense.

"Gurí" se fue a La Plata en 1969 a estudiar ingeniería mecánica, pero no terminó la carrera. Se recibió de profesor de Educación Física y luego de perito criminalístico, siendo esa su actual profesión. Y un día, mientras jugaba en Boca y en la Selección, llegó a Olavarría para jugar el Torneo Verano 82/83 para el Club Atlético Pueblo Nuevo, llenando a Olavarría de básquetbol con lucidas actuaciones, pero por sobre todo dejando una huella en lo que refiere a su calidad de persona. Hoy sigue muy unido al club por medio de su presidente y por entonces compañero de equipo, José Daniel Maceo.

En la temporada 93/94 integró el equipo de Estudiantes que logró el ascenso desde la Liga Nacional "B" al Torneo Nacional de Ascenso. Ya con 42 años tuvo 34 presencias y anotó 606 puntos (17,8 por juego). El pasado jueves 20 de mayo de 2021 llegó a las siete décadas un grande en todo sentido, que llenó a nuestra ciudad de hermosas noches de baloncesto.